Abnegación

Satanás dijo a Eva que podía alcanzarse un alto estado de felicidad complaciendo un apetito rebelde; pero la promesa de Dios al hombre se realiza por medio de la abnegación. (…) La abnegación y las cruces se nos presentan a cada paso en nuestro viaje hacia el cielo.

(Testimonios para la Iglesia 4, 83)