Cielo

El cielo comienza en el alma, y cuando la mente se llena de las cosas del cielo, Cristo es más y más apreciado…Si queremos ver el cielo allá, debemos tener el cielo aquí.
(Sign of Times, 31 julio, 1893; 3SG, 83-84)