Ciudades

16 RAZONES POR LAS CUALES SALIR DE LAS CIUDADES

1. EN BENEFICIO DE NUESTRA VIDA ESPIRITUAL.
“Es mucho más fácil obtener fe, esperanza, amor y felicidad en lugares apartados, en medio del campo, de las montañas y los árboles.” (Manuscrito 76, 29 junio 1905)

2. PARA MEJORAR NUESTRO ESTADO FISICO, MENTAL Y ESPIRITUAL.
“No hay una familia en cien que mejoraría física, mental o espiritualmente por residir en la ciudad.” (Manuscrito 76, 29 junio 1905)

3. FAVORECE LA OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS DE DIOS.
“En un tiempo como este, los que deseen guardar los mandamientos de Dios deberían buscar lugares apartados, lejos de las ciudades.” (Manuscrito 85, 1908)

4. ES UNA FUENTE DE BENDICIONES.
“No consideréis que es una privación el ser llamados a dejar las ciudades para trasladaros al campo. Allí esperan abundantes bendiciones para los que deseen aprenderlas.” (Mensajes Selectos, t2, 408)

5. POR EL BIEN DE NUESTRA SALUD.
“El ambiente físico de las ciudades es muchas veces un peligro para la salud. La exposición constante al contagio, el aire viciado, el agua impura, el alimento adulterado, las viviendas oscuras, malsanas y atestadas de seres humanos, son algunos de los muchos males con que se tropieza a cada paso.” (Ministerio de Curación, 281-282)
“Algunos miembros de nuestro pueblo que viven en la atmósfera envenenada de
las ciudades, harían bien en conseguir unas pocas hectáreas de tierra.”
(Carta 63, 1904; De la Ciudad al Campo, 31)

6. SE EVITAN MUCHAS TENTACIONES.
“Las ciudades están llenas de tentaciones.” (Mensajes Selectos, t2, 410)
“Es cierto que en el campo (los jóvenes) no estarán totalmente libres de
dificultades ni preocupaciones, pero podrán evitar muchos males y cerrar la
puerta a una gran cantidad de tentaciones.” (Testimonios, t4, 136)

7. PARA QUE DIOS OBRE MILAGROS EN NUESTRA VIDA.
“Si nos colocamos bajo influencias indeseables, ¿podemos esperar que Dios obre un milagro que anule los resultados de un curso de acción equivocado? Ciertamente, no. Salid de las ciudades tan pronto como sea posible…”
(General Conference Bulletin, 30 Marzo, 1903)

8. PARA BENEFICIO DE LOS HIJOS.
“Enviad a los niños a las escuelas ubicadas en la ciudad, donde cada faceta de tentación está lista para atraerles y desmoralizarlos, y la tarea de edificar su carácter a la semejanza divina será diez veces más difícil.”
(Fundamentos de la Educación Cristiana, 326)
“Siempre que sea posible, los padres tienen la obligación de establecer su hogar en el campo para el bien de sus hijos.” (Carta 268, 1906)

9. PARA PROTEGER A LOS HIJOS.
“Hay que proteger cuidadosamente a los niños tanto como a los jóvenes. Debería mantenérselos alejados de los centros de iniquidad que hay en nuestras ciudades.”
(Carta 268, 1906)
“Los creyentes que viven en las ciudades tendrán que trasladarse al campo para
salvar a sus hijos de la ruina.” (Carta 25, 1902)

10. EVITAMOS EL RIESGO DE PERDER NUESTRA SALVACION.
“De acuerdo a la luz que se me ha dado, estoy urgiendo a la gente a salir de los grandes centros de población. La maldad se está incrementando en nuestras ciudades, y cada vez es más evidente que aquellos que se queden en ellas innecesariamente lo hacen con el peligro de perder su propia salvación.” (Manuscrito 115; 1907; Vida en el Campo, 9)
“(Dios) quiere que su pueblo no se concentre en las ciudades. Quiere que ellos
lleven sus familias fuera de las ciudades, para que se puedan preparar mejor para
la vida eterna.” (General Conference Bulletin, 30 marzo, 1903)

11. LA DISPERSIÓN FAVORECE LA PREDICACION DEL EVANGELIO
“Cuando los discípulos cedieron a su deseo de permanecer agrupados en Jerusalén,
Dios permitió que fueran perseguidos, y tuvieron que dispersarse por todas las
regiones del mundo.” (Testimonies, t8, 215; De la Ciudad al Campo, 36)

12. SATANAS MORA EN ELLAS.
“Las ciudades están llenas de toda clase de impiedad: huelgas, asesinatos y suicidios. Satanás mora en ellas…” (Mensajes Selectos, t2, 409)

13. EVITAMOS LA CONTIENDA QUE HABRA EN LAS CIUDADES.
“Dentro de no mucho tiempo habrá tal contienda y confusión en las ciudades, que aquellos que deseen salir de ellas no podrán hacerlo.”
(Mensajes Selectos, t2, 162-163)

14. SERA DIFICIL COMPRAR Y VENDER EN ELLAS.
“En el futuro el problema de comprar y vender será muy serio.”
(Mensajes Selectos, t2, 161)

15. COSECHAR NUESTROS PROPIOS PRODUCTOS.
“Veo la necesidad de que las familias del pueblo de Dios se trasladen fuera de las ciudades, a lugares apartados del campo, donde puedan cultivar la tierra y cosechar los productos que ellos mismos siembren…” (Mensajes Selectos, t2, 412)

16. LAS GRANDES CIUDADES SERAN DESTRUIDAS.
“Se me pide que declare el mensaje de que las ciudades llenas de trasgresión y
pecaminosas en extremo, serán destruidas por terremotos, incendios e
inundaciones.” (Evangelismo, 24)
“Las ciudades impías de nuestro mundo serán destruidas. Mediante las catástrofes que ocasionan actualmente la ruina de grandes edificios y barrios enteros, Dios nos muestra lo que ocurrirá en toda la tierra.” (Joyas Testimonios, t3, 114-115)
“¡Ojala que el pueblo de Dios tuviese un sentido de la destrucción que amenaza a miles de ciudades ahora casi entregadas a la idolatría!” (Hogar Cristiano, 120)