Dan-Apoc

Cuando los libros de Daniel y Apocalipsis sean mejor entendidos, los creyentes tendrán una experiencia religiosa completamente distinta.
(T.M., 114)

Los períodos proféticos de Daniel, extendiéndose hasta la misma víspera de la gran consumación, arrojan un caudal de luz sobre los eventos que entonces acontecerán.
(Review & Herald, 25 de septiembre de 1883)

Los solemnes mensajes que en el apocalipsis se dieron en su orden deben ocupar el primer lugar en el pensamiento de los hijos de Dios. No debemos permitir que nuestra atención sea cautivada por otra cosa.
(3 JT, 279)

Como cuando pueblo comprendamos lo que significa este libro para nosotros, se verá en nosotros un gran reavivamiento.
(TM, 113)

Las visiones que Daniel tuvo a las riberas del Ulai y del Hidekel, los grandes ríos de Sinar, están hoy en proceso de cumplimiento, y todos los acontecimientos predichos pronto ocurrirán.
(T.M., 113)

La luz que Daniel recibió directamente de Dios fue proporcionada específicamente para estos últimos días. La visión que vio a orillas de los ríos Ulai y Hiddekel, los grandes ríos de Sinar, están ahora en proceso de cumplimiento y todos los eventos preanunciados ocurrirán pronto.
(ATO, 159; Carta 57, 1896-4CBA, 1188)

Así como el mensaje del primer advenimiento de Cristo anunciaba el reino de su gracia, el mensaje de su segundo advenimiento anuncia el reino de su gloria. El segundo mensaje, como el primero, está basado en las profecías. Las palabras del ángel a Daniel acerca de los últimos días, serán comprendidas en el tiempo del fin. En ese tiempo, “muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia será aumentada.”* “Los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos.” (Dan 12:10)
(DTG, 201)

A medida que nos acercamos al término de la historia de este mundo, las profecías registradas por Daniel exigen nuestra atención especial, puesto que se relacionan con el tiempo mismo
en que estamos viviendo.
(Profetas y Reyes, p. 402)

Leamos y estudiemos el capítulo 12 de Daniel. Es una advertencia que todos necesitamos comprender antes del tiempo del fin.
(EUD, 15)

Las profecías del capítulo 11 de Daniel ya casi han alcanzado su cumplimiento final.
(Carta 103, 24 febrero 1904)

Los periodos proféticos de Daniel, que se extienden a la misma víspera de la gran consumación (Segunda Venida de Cristo) dan un torrente de luz sobre los eventos que han de transcurrir entonces.
(RH, 25 septiembre, 1883 par. 6)

“Habremos de recibir la mismísima gloria que fue revelada a Daniel, porque es para el pueblo de Dios en estos últimos días, para que demos a la trompeta el sonido certero. Dios nos ayude a trabajar unidos y como nunca antes, es mi oración.”
(Review and Herald, 24 de diciembre, 1889)

“No hay tiempo que perder. Nos esperan tiempos angustiosos. El mundo está agitado con el espíritu de guerra. Pronto ocurrirán las escenas de angustia que se describen en las profecías.
La profecía del capítulo 11 casi se ha cumplido por completo. Mucha de la historia que ha ocurrido se repetirá. En el versículo treinta se habla de un poder que “se contristará, regresará, y se enojará contra el Pacto Santo y lo hará; incluso volverá pues según su voluntad, y se entenderá con los que abandonen el Pacto Santo (cita versos Daniel 11:30-36)…
Escenas similares a las que se describen en estas palabras se repetirán. Vemos evidencias de que Satanás es rápido en obtener el control de las mentes humanas que no tienen temor de Dios delante de ellos. Todos deben leer y entender las profecías de éste libro, por ahora estamos entrando en el tiempo de angustia de Daniel 12:1-4 citado”
(Carta 103 de 1904, Manuscrito Liberado 13, pág. 394)

“Los que habían permanecido fieles a Dios en medio de Babilonia buscaban al Señor y estudiaban las profecías que predecían su liberación.” (RH 21-3-1907)