Ecumenismo

No podemos trabajar para agradar a hombres que usarán su influencia para reprimir la libertad religiosa y poner en marcha medidas opresivas a fin de exigir sus semejantes que observen el domingo como el día reposo. No debe reverenciarse el primer día de la semana. Es un día de reposo espurio, y los miembros de la familia del Señor no pueden compartir con los hombres que exaltan este día y violan la ley de Dios al hollar su día de reposo. El pueblo de Dios no debe votar para colocar en sus cargos a tales personas, porque al hacerlo participan de los pecados que ellos cometen mientras están en sus funciones.
(EUD, 131)

Roma nunca cambia…Quien cambiará será el protestantismo.
(EUD, 133)

La imposición de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposición de que se adore al papado…
(EUD, 134)

Los dirigentes de los EE.UU., obrando de acuerdo con el plan satánico, se alistarán con el hombre de pecado.
(EUD, 137)

Cuando los Estados Unidos, el país de la libertad religiosa, se una con el papado para forzar la conciencia obligar a los hombres a honrar el falso día de reposo, los habitantes de todo país del globo serán inducidos a seguir su ejemplo.
(2JT 373)

Ahora y siempre hemos de destacarnos como pueblo distinto y peculiar, libre de toda política mundana, sin los estorbos que representaría el confederarse con aquellos que no tienen sabiduría para discernir los requerimientos de Dios tan claramente presentados en su ley.
(3JT, 126-127)

La línea de demarcación entre los que guardan los mandamientos de Dios y los que no los guardan
debe resaltar con claridad inequívoca.”
(3JT, 128)

Fue la apostasía lo que indujo a la iglesia primitiva a buscar la ayuda del gobierno civil. (…) De modo que la apostasía en la iglesia preparará el camino para la imagen de la bestia.
(CS, 496, 497)

Desde hace años se viene notando entre las iglesias protestantes un poderoso y creciente sentimiento a favor de una unión basada en puntos comunes de doctrina. Para asegurar tal unión, debe necesariamente evitarse toda discusión de asuntos en los cuales no todos están de acuerdo, por importantes que sean desde el punto de vista bíblico.
(CS. 497)

Podemos encubrir un veneno mezclándolo con un alimento sano pero no por eso cambiamos su naturaleza. Por el contrario, lo hacemos más peligroso, pues se lo tomará con menos recelo. Una de las trampas de Satanás consiste en mezclar con el error una porción suficiente de verdad para cohonestar aquél. Los jefes del movimiento en favor del domingo pueden propagar reformas que el pueblo necesita, principios que estén en armonía con la Biblia; pero mientras mezclen con ellas algún requisito en pugna con la ley de Dios, los siervos de Dios no pueden unirse a ellos. Nada puede autorizarnos a rechazar los mandamientos de Dios para adoptar los preceptos de los hombres.
(CS. 645)

Dios siente desagrado hacia nosotros cuando vamos a escuchar el error, sin estar obligados a ir; porque a menos que nos mande a aquellas reuniones donde se inculca el error a la gente por el poder de la voluntad, no nos guardará. Los ángeles dejan de ejercer su cuidado vigilante sobre nosotros; y quedamos expuestos a los golpes del enemigo, para ser entenebrecidos y debilitados por él y por el poder de sus malos ángeles, y la luz que nos rodea se contamina con las tinieblas.
(PE, 124,125)

Los que pisotean bajo sus malvados pies la ley de Dios tienen el mismo espíritu que poseyeron los hombres que insultaron y traicionaron a Jesús.
(3MS, 457)

“Las alianzas de los israelitas con sus vecinos paganos resultaron en pérdida de su identidad como pueblo peculiar de Dios. Fueron leudados por las malas prácticas de aquellos con quienes hicieron alianzas prohibidas. Su asociación con los mundanos les hizo perder su primer amor y su celo por el servicio de Dios. Las ventajas por las cuales se vendieron muchas almas.
Lo que le sucedió a Israel le pasará a todos los que vayan al mundo en busca de poder, apartándose del Dios viviente. Los que rechazan a Aquel que es poderoso y fuente de toda fortaleza, y se asocian con los del mundo para depender de ellos, quedan débiles en poder moral como lo son aquellos en quienes confían.
Dios se presenta con ruegos y promesas a los que están cometiendo faltas. Trata de mostrarles sus errores y de llevarlos al arrepentimiento. Pero si se niegan a humillar su corazón delante de él, si se esfuerzan por ensalzarse por sobre él, tiene que manifestárseles por medio de castigos. No se aceptará de parte de los que insisten en deshonrar a Dios, apoyándose en el brazo del poder del mundo, ninguna apariencia de estar cerca de Dios ni ninguna afirmación de que hay unidad con él.”
(RH 4-8-1904; CBA 4, 1177)

En cuanto logró Satanás que la iglesia aceptase los favores y honores del mundo so pretexto de recibir beneficios, empezó a perder ella el favor de Dios.
(PE, 227)

Satanás ha tomado plena posesión de las iglesias en conjunto.
(PE, 273)

Una hueste innumerable de malos ángeles está dispersándose por toda la tierra y llena las iglesias. Estos agentes de Satanás consideran con regocijo las agrupaciones religiosas, porque el manto de la religión cubre los mayores crímenes e iniquidades.
(PE, 274)

Las organizaciones religiosas seguirán planes que, aunque aparentemente tienen la finalidad de beneficiar al mundo, no están de acuerdo con los designios de Dios. No debemos participar en estos movimientos. Muchos simpatizarán con ellos y así serán enredados en sus redes…
(Carta 98, 19 junio 1901)

(En la iglesia primitiva) Con el fin de obtener ventajas y honores mundanos, la iglesia procuró el favor y el apoyo de los grandes hombres de la tierra, y al rechazar de ese modo a Cristo, fue inducida a rendir lealtad al representante de Satanás, es a saber, al obispo de Roma.
(HR, 343)

La orden dada por el Señor: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos” (2 Cor. 6: 14), se refiere no sólo al casamiento de cristianos con impíos, sino a todas las alianzas en las que las partes entran en íntima asociación, y en las que hay necesidad de armonía en espíritu y acción. . .”
(Evangelismo, 448)

Vuestros acuerdos con los que no creen ha provocado el desagrado del Señor. (…) Vuestra negligencia en seguir la luz os colocará en una posición más desfavorable que los judíos sobre los cuales Jesús pronunció una maldición.
(PH 117, Testimonios a la Iglesia de Battle Creek, p. 58)

La obra del reino de Cristo no incumbe a los que están reclamando el reconocimiento y apoyo de los gobernantes terrenales.
(DTG, 471)

Es un grave error de parte de aquellos que son los hijos de Dios buscar edificar un puente a través de la distancia que separa a los hijos de la luz de los hijos de las tinieblas, cediendo a principios y comprometiendo la verdad.
(RH, 24 julio, 1894, par.6)

El mundo está en contra nuestra, las iglesias populares están en contra nuestro, las leyes de la nación pronto estarán en contra nuestro. Dios nos ha comisionado las verdades especiales para este tiempo para mostrárselas al mundo.
(Testimonies, vol. 5, p 236)

Satanás ha obtenido el dominio de las iglesias apóstatas.
(2JT, 175,176)

Los adventistas del séptimo día debemos estar de pie ahora, separados y diferentes, un pueblo al cual el Señor llama suyo. Mientras no lo hagan, Dios no será glorificado por ellos. La verdad y el error no pueden permanecer en sociedad. Ubiquémonos donde el Señor nos ha dicho que debemos estar… Debemos luchar por la unidad pero no descender al nivel inferior de la conformidad con los procedimientos del mundo y la unión con las iglesias populares.
(2MCP, 579)