• Reavivamiento

    ¿Esperamos ver que se reavive toda la iglesia? Ese tiempo nunca llegará.
    (Mensajes Selectos T1, 142)

    Si se hiciera la voluntad de Satanás, no habría ningún otro reavivamiento, grande o pequeño, hasta el fin del tiempo.
    (Mensajes Selectos, t1, 144)

    REAVIVAMIENTO Y REFORMA.
    (MS, t1, 149)

    Deben realizarse un reavivamiento y una reforma bajo la ministración del Espíritu Santo. Reavivamiento y reforma son dos cosas diferentes. Reavivamiento significa una renovación de la vida espiritual, una vivificación de las facultades de la mente y del corazón, una resurrección de la muerte espiritual. Reforma significa una reorganización, un cambio en las ideas y teorías, hábitos y prácticas. La reforma no producirá los buenos frutos de justicia a menos que esté relacionada con el reavivamiento del Espíritu. El reavivamiento y la reforma han de efectuar su obra asignada y deben entremezclarse al hacer esta obra.
    (MS, t1, 149)

    Veo una crisis delante de nosotros, y el Señor llama a sus obreros a las filas. Cada alma debiera ahora estar en una actitud de consagración a Dios más profunda y más genuina que en los años pasados.
    Durante el congreso de la Asociación General celebrado en 1909, debiera haberse hecho en los corazones de los que asistieron una obra que no se llevó a cabo. (…) Pero aunque hubo oportunidades para confesar el pecado, para lograr un arrepentimiento de corazón y para una decidida reforma, la obra no se llevó a cabo. (…) Si hubiera habido humildad de corazón de parte de todos los asistentes a la asamblea, se habría manifestado una maravillosa bendición. (…) estas cosas que el Señor me ha estado instruyendo que ponga delante de ellos claramente. (…)
    Cuando el Señor interviene con el fin de preparar el camino delante de sus ministros, es deber de ellos seguir por donde el señala. (…)
    Me he sentido profundamente impresionada por las escenas que han pasado recientemente delante de mí en horas de la noche. Parecía que había un gran movimiento una obra de reavivamiento que avanzaba en muchos lugares.
    (General Conference Bulletin, 19 de mayo de 1913, págs. 33, 34).

    Lo que pudo haber sido.
    (T8, 111-113)

    Todos los momentos de reavivamiento espiritual y derramamiento del Espíritu Santo han sido seguidos por las tinieblas espirituales y la corrupción prevaleciente.
    (Manuscrito 45, 1893)

    Antes que los juicios de Dios caigan finalmente sobre la tierra, habrá entre el pueblo del Señor un avivamiento de la piedad primitiva, cual no se ha visto nunca desde los tiempos apostólicos. El Espíritu y el poder de Dios serán derramados sobre sus hijos. Entonces muchos se separarán de esas iglesias en las cuales el amor a este mundo ha suplantado al amor a Dios y a su Palabra. Muchos, tanto ministros como laicos, aceptarán gustosamente esas grandes verdades que Dios ha hecho proclamar en este tiempo a fin de preparar a un pueblo para la segunda venida del Señor. El enemigo de las almas desea impedir esta obra, y antes que llegue el tiempo para que se produzca tal movimiento, tratará de evitarlo introduciendo una falsificación.
    (CS, 517)

    La vida del cristiano debe ser una vida de fe, de victoria y de gozo en Dios. «Todo aquel que es engendrado de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que vence al mundo, a saber, nuestra fe.» (1 Juan 5: 4, V.M.) Con razón declaró Nehemías, el siervo de Dios: «El gozo de Jehová es vuestra fortaleza.» (Nehemías 8: 10.) Y San Pablo dijo: «Gozaos en el Señor siempre: otra vez os digo: Que os gocéis.» «Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.» (Filipenses 4: 4; 1 Tesalonicenses 5: 16-18.) 532
    Tales son los frutos de la conversión y de la santificación según la Biblia; y es porque el mundo cristiano mira con tanta indiferencia los grandes principios de justicia expuestos en la Palabra de Dios, por lo que se ven tan raramente estos frutos. Esta es la razón por la que se ve tan poco de esa obra profunda y duradera del Espíritu de Dios que caracterizaba los reavivamientos en tiempos pasados.
    (CS, 532)

    Predicad para lograr un reavivamiento.-
    Arrepentíos, arrepentíos, era el mensaje que hacía resonar la voz de Juan el Bautista en el desierto. El mensaje de Cristo a la gente era: «Si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente» (Luc.13; 5). Y a los apóstoles se les ordenó predicar por doquiera que los hombres debían arrepentirse.
    El Señor desea que sus siervos hoy en día prediquen la antigua doctrina evangélica: dolor por el pecado, arrepentimiento y confesión. Necesitamos sermones de cuño antiguo, costumbres de cuño antiguo, padres y madres en Israel de cuño antiguo. Debe trabajarse por el pecador, con perseverancia, con fervor, sabiamente, hasta que él vea que es un transgresor de la ley de Dios, y manifieste arrepentimiento hacia Dios y fe hacia el Señor Jesucristo.
    (Evangelismo, 135)

  • Puntualidad

    Muchas personas cometen una triste falta porque siempre están atrasadas en la mañana del sábado. Son muy minuciosas con respecto a su propio tiempo, y no pueden tolerar perder una hora del mismo; pero con respecto al tiempo del Señor, el único día de los siete que el Señor reclama como suyo, y que exige que se lo dediquemos a él, una buena porción del mismo es malgastada durmiendo hasta tarde en la mañana. En esto están robando a Dios. Esto les produce atraso en todas las cosas; acarrea confusión en la familia; y finalmente resulta en tardanza de toda la familia para llegar a la escuela sabática, y tal vez a la reunión. ¿Por qué no podemos levantarnos temprano junto con los pájaros y ofrecer alabanza y acción de gracias a Dios? Probadlo, hermanos y hermanas. Que todos vuestros preparativos sean hechos el día anterior, y llegad con prontitud a la escuela sabática y a la reunión; por ello no solamente beneficiaréis a otros, sino que vosotros mismos obtendréis una rica cosecha de bendiciones.
    (Consejos Sobre Obra de Escuela Sabática, 190.

    El éxito sólo puede acompañar al orden y a la acción armónica.
    (PP. p. 393)

    A los morosos que lleguen con media hora o quince minutos de atraso no se los debe esperar. Aun cuando no haya más de dos presentes, ellos pueden pedir el cumplimiento de la promesa.
    (T2, 511)

  • Puerta

    El tentador no puede nunca obligarnos a hacer lo malo. No puede dominar nuestra mente, a menos que la entreguemos a su dirección. La voluntad debe consentir y la fe abandonar su confianza en Cristo, antes que Satanás pueda ejercer su poder sobre nosotros. Pero todo deseo pecaminoso que acariciamos le da un punto de apoyo. Todo detalle en que dejamos de alcanzar la norma divina es una puerta abierta por la cual él puede entrar para tentarnos y destruirnos.
    (DTG, 100-101)

  • Pruebas

    La verdadera gracia está dispuesta a ser probada; y si estamos poco dispuestos a que el Señor nos escudriñe, nuestra condición es verdaderamente grave. (…) Dios acerca a los suyos a sí mismo mediante pruebas difíciles, mostrándoles su propia debilidad e incapacidad y enseñándoles a confiar en él como su única salvaguardia. (…)
    La obra de refinamiento y purificación que Dios ejecuta debe proseguir hasta que sus siervos estén tan humillados, tan muertos al yo que, cuando sean llamados al servicio activo, sean sinceros en buscar la gloria de Dios.
    (Testimonios para la Iglesia 4, 89)

    Dios derriba vez tras vez a los hombres al suelo, y aumenta la presión hasta que la perfecta humildad y una transformación de carácter los ponga en armonía con Cristo.
    (Testimonios para la Iglesia 4, 90)

    Dificultades pruebas y tristezas nos esperan a cada paso mientras vamos hacia la patria celestial.
    (MC, 191)

    Las pruebas y los obstáculos son los métodos de disciplina que el Señor escoge, y las condiciones que señala para el éxito. El hecho de que seamos llamados a soportar las pruebas demuestra que Jesús ve en nosotros algo precioso que quiere desarrollar. Si no viera en nosotros nada con que glorificar su nombre, no perdería tiempo en refinarnos.
    (MC, 373.)

    Los sufrimientos y las pruebas nos acercan a Jesús.
    (Notas Biográficas, 15)

    Cuando vengan las pruebas, Dios nos dará la gracia para soportarlas. Lo que el Señor ha sido para nosotros, y lo que él ha hecho por nosotros, debe hacernos sentir tan agradecidos que nunca murmuremos ni nos quejemos.
    (Notas Biográficas, 275)

    Cuando Dios nos somete a una prueba, tiene un fin que lograr para nuestro bien.
    (Deseado Todas Gentes, 102)

    La tentación, la pobreza, la adversidad son la disciplina que se necesita para desarrollar pureza y firmeza.
    DTG. 52

    El Corazón humano anhela simpatía en el sufrimiento.
    (DTG, 639)

    Dios irá probando cada vez más de cerca a cada uno de sus hijos.
    (T1, 65)

    El mundo actual está destinado a ser un escenario de prueba para el hombre.
    (T1, 67)

    La tribulación no debe inducirnos al descuido, sino a duplicar la vigilancia.
    (T1, 222)

    El corazón que está en armonía con Dios se eleva por encima de las molestias y pruebas de esta vida. Pero el corazón que no conoce la paz de Cristo, se siente desgraciado, lleno de descontento; la persona ve defectos en todo, y pondría discordia aún en la música celestial.
    (T2, 190)

    Las pruebas más duras de soportar son aquellas que provienen de nuestros hermanos, de nuestros amigos cercanos; pero aún estas pruebas pueden ser soportadas con paciencia.
    (T3, 233)

    La vida en este mundo (…) será para el cristiano un conflicto continuo.
    (Testimonios para la Iglesia, T3, 497)

    Por medio de la tribulación y el pesar el cristiano se purifica y fortalece, y desarrolla un carácter de acuerdo con el modelo dado por Cristo.
    (T4, 143)

    El corazón que está en armonía con Dios se eleva por encima de las molestias y pruebas de esta vida.
    (T5, 461)

    Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. (2 Tito. 2: 3).
    Somos soldados de Cristo; y se espera que los que se alistan en su ejército realicen tareas difíciles, tareas que consumirán sus energías hasta lo sumo. Debemos comprender que la vida de un soldado es de combate agresivo, de perseverancia y de resistencia. Debemos soportar pruebas por causa de Cristo. No estamos participando de combates simulados. (T6 140.)

    El Señor me ha mostrado que basta su gracia para resistir todas las pruebas, y aunque estas sean más duras que nunca, si tenemos absoluta confianza en Dios, podremos vencer todas las tentaciones y por su gracia salir victoriosos.
    (Primeros Escritos, 46)

    La experiencia religiosa se obtiene solamente por el conflicto, por los chascos, por severa disciplina propia y por la oración ferviente.
    (Consejos Maestros, 97; M. Jóvenes, 180)

    Al espaciarnos en nuestras pruebas y magnificar las dificultades, representamos falsamente a Dios y a Jesucristo.
    (TM, 175)

    Cuando se suscitan perplejidades y surgen dificultades, no busquéis ayuda en la humanidad. Confiadlo todo a Dios. La práctica de hablar de nuestras dificultades a otros, únicamente nos debilita, y no les reporta a los demás ninguna fuerza. Ello hace que la carga de nuestras flaquezas espirituales descanse sobre ellos, y éstas son cosas que ellos no pueden aliviar.
    (Palabras de Vida del Gran Maestro, 122)

    Ningún carácter se perfeccionará sin pasar por la prueba y el sufrimiento.
    (Cada Día Con Dios, 263)

    Uno no puede servir a Dios sin despertar contra sí la oposición de los ejércitos de las tinieblas.
    (CS, 668)

    Dios conduce a su pueblo paso a paso. Coloca a sus seguidores en diferentes situaciones a fin de que se manifieste lo que hay en el corazón. Algunos soportan ciertas pruebas, pero fracasan en otras. A medida que se avanza en este proceso, el corazón es probado un poco más severamente. Si los que profesan ser hijos de Dios, encuentran que su corazón se opone a esta obra directa, deben convencerse de que tienen que hacer algo para vencer, si no quieren ser vomitados de la boca del Señor.
    Dijo el ángel: «Dios irá probando cada vez más de cerca a cada uno de sus hijos. Algunos están dispuestos a aceptar un punto; pero cuando Dios los prueba en otro, lo rehuyen y retroceden, porque hiere directamente algún ídolo suyo. Así tienen oportunidad de ver lo que hay en su corazón que los aísla de Jesús. Hay algo que aprecian más que la verdad y su corazón no está preparado para recibir a Jesús. Los individuos son probados durante cierto tiempo para ver si quieren sacrificar sus ídolos y escuchar el consejo del Testigo fiel. Si alguno no quiere ser purificado por la obediencia de la verdad, y vencer su egoísmo, su orgullo y malas pasiones, los ángeles de Dios reciben este encargo: «Se han unido a sus ídolos, dejadlos,» y prosiguen con su obra, dejando en manos de los malos ángeles a aquellos que no han subyugado sus rasgos pecaminosos. Los que resisten en cada punto, que soportan cada prueba y vencen, a cualquier precio que sea, han escuchado el consejo del Testigo fiel y recibirán la lluvia tardía, y estarán preparados para la traslación…. (1JT, 65-66)

    Hoy hay muchos mártires que sufren en silencio, que confían en Dios cuando son objeto de abuso por parte de las lenguas, atormentados con promesas falsas, lastimados y heridos por groserías y denuncias crueles, cuya suerte parece ser vivir, sufrir y recibir consuelo únicamente de Jesús, la fuente de su fortaleza. Esas almas son misioneras. Son los nobles de Cristo, y sus nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero.
    (Testimonios acerca de la Conducta Sexual 52,53)

    No se espacie en los infortunios de la vida cristiana. No hable de sus pruebas porque, si lo hace, se sentirá más inclinada a quejarse de Dios.
    (Testimonios acerca de la Conducta Sexual, 57)

    Dios permite que las pruebas asedien a los suyos, para que mediante su constancia y obediencia puedan enriquecerse espiritualmente, y para que su ejemplo sea una fuente de poder para otros.
    (PP. 122)

    Cuando Cristo acabe su obra mediadora en favor del hombre, entonces empezará ese tiempo de aflicción. Entonces la suerte de cada alma habrá sido decidida, y ya no habrá sangre expiatorio para limpiarnos del pecado. Cuando Cristo deje su posición de intercesor ante Dios, se anunciará solemnemente: «El que es injusto, sea injusto todavía: y el que es sucio, ensúciese todavía: y el que es justo, sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía.» (Apoc. 22: 11.) Entonces el Espíritu que reprime el mal se retirará de la tierra. Como Jacob estuvo bajo la amenaza de muerte de su airado hermano, así también el pueblo de Dios estará en peligro de los impíos que tratarán de destruirlo. Y como el patriarca luchó toda la noche pidiendo ser librado de la mano de Esaú, así clamarán los justos a Dios día y noche que los libre de los enemigos que los rodean.
    (PP. p. 199)

    Los cristianos son probados, no sólo por la ira, el desprecio y la crueldad de sus enemigos, sino por la indolencia, inconsecuencia, tibieza y traición de los que se dicen sus amigos y ayudadores. . .
    (Conflicto y Valor, 266; PR. 475)

    Ninguno de los fieles de Dios que no haya pasado por severos conflictos y pruebas recibirá el honor de una corona de vida en el reino de gloria.
    (Mensajes Selectos, tomo 3, 393-394)

    Nuestro Padre celestial nos probará antes de darnos el bautismo del Espíritu Santo, para ver si podemos vivir sin deshonrarlo. (…)
    Pero antes de que venga ese tiempo, todo lo que sea imperfecto en nosotros será quitado. (…)
    Cuando los siervos de Dios alcancen ese punto, serán sellados en sus frentes.
    (Mensajes Selectos, tomo 3, 488)

    Los que llegan a ser discípulos de Cristo (…) pueden progresar únicamente por medio de conflictos; porque hay un enemigo que contiende siempre contra ellos, presentándoles tentaciones que hacen que el alma dude y peque. Hay tendencias al mal, hereditarias y cultivadas, que deben ser vencidas. El apetito y la pasión han de ser puestos bajo el dominio del Espíritu Santo. No tiene término la lucha de este lado de la eternidad. Pero, aunque hay que sostener batallas constantes, también hay preciosas victorias que ganar; y el triunfo sobre el yo y el pecado es de más valor de lo que la mente puede estimar.
    (Consejos Maestros, 21)

    Los que quieren ser vencedores deben entrar en conflicto con agentes invisibles; deben vencer la corrupción interior y poner todo pensamiento bajo el dominio de Cristo.
    (Consejos Maestros, 226)

    Permaneciendo en el amor de Dios, puedes soportar toda prueba.
    (PR, 129)

    Al enviar pruebas a sus hijos, Dios tiene un propósito. Nunca los conduce por otro camino que el que elegirían si pudiesen ver el fin desde el principio y discernir la gloria del propósito que están cumpliendo. Todo lo que les impone como prueba tiene por fin fortalecerlos para obrar y sufrir para él.
    (PR. 424)

    No es fuera de la prueba, sino en medio de ella, donde se desarrolla el carácter cristiano. Expuestos a las contrariedades y la oposición, los seguidores de Cristo son inducidos a ejercer mayor vigilancia y a orar más fervientemente al poderoso Auxiliador. Las duras pruebas soportadas por la gracia de Dios, desarrollan paciencia, vigilancia, fortaleza y profunda y permanente confianza en Dios. Este es el triunfo de la fe cristiana que habilita a sus seguidores a sufrir y a ser fuertes; a someterse y así conquistar; a ser muertos todo el día y sin embargo vivir; a soportar la cruz y así ganar la corona de gloria.
    (HA, 373)

    Las pruebas constituyen parte de la educación en la escuela de Cristo, para purificar a los hijos de Dios de las escorias terrenales. Porque Dios está dirigiendo a sus hijos, se presentan las experiencias angustiosas. Las pruebas y los obstáculos constituyen métodos elegidos por él como disciplina y condiciones para el éxito. Aquel que lee el corazón de los hombres conoce sus debilidades mejor que ellos mismos. Ve que algunos tienen cualidades, que, dirigidas correctamente, pueden ser usadas para el adelantamiento de su obra. En su providencia, conduce esas almas en medio de diferentes condiciones y variadas circunstancias, para que puedan descubrir los defectos que ellos mismos no reconocían. Les da oportunidad de vencer esos defectos y prepararse para servir a Dios. A menudo permite que ardan los fuegos de la aflicción para purificarlos.
    El cuidado de Dios por su herencia es constante. No tolera que venga aflicción alguna sobre sus hijos, a no ser aquellas que son esenciales para su bienestar presente y eterno.
    (HA, 418)

    El Señor permite que hombres y mujeres experimenten sufrimientos y calamidades a fin de arrancarlos de su egoísmo y para despertar en ellos los atributos de su [Cristo] carácter: compasión, ternura y amor.
    (CMC, 25)

    Ahora mismo, durante el tiempo de gracia, todos estamos siendo probados.
    (CMC, 251)

    En esta vida debemos soportar pruebas de fuego y hacer sacrificios costosos, pero la paz de Cristo es la recompensa. Ha habido tan poca abnegación, tan poco sufrimiento por amor a Cristo, que la cruz queda casi completamente olvidada.
    (JT, t2, 69)

    Cristo, la Majestad del cielo, vino a esta tierra para mostrarnos cómo soportar los reproches del mundo sin desmayar y sin tomar represalias. Cada tribulación que se soporta sabiamente será una bendición para los que la experimenten. Serán elevados y no abatidos.
    (ATO, 137)

    No debemos hablar de nuestras dudas ni de nuestras pruebas, porque aumentan de tamaño cada vez que nos referimos a ellas.
    (Mente, Carácter y Personalidad, tomo2, 601)

    Algunos necesitan la lenta disciplina del sufrimiento, para que el fuego purificador pueda depurar sus corazones de orgullo y autosuficiencia, de pasión mundanal y amor propio, a fin de que pueda surgir el oro genuino del carácter y puedan llegar a ser vencedores mediante la gracia de Cristo.
    (Fe y Obras, 89)

    Cuando sobrevienen pruebas que parecen inexplicables, no debemos permitir que se eche a perder nuestra paz. No importa cuan injustamente podamos ser tratados, no permitamos que surja la pasión. Al ceder a un espíritu de represalia, nos perjudicamos a nosotros mismos. Destruimos nuestra confianza en Dios y contristamos al Espíritu Santo.
    (Signs of Times, 18 agosto de 1909)

    Las pruebas de la vida son los instrumentos de Dios para eliminar de nuestro carácter toda impureza y tosquedad.
    (DMJ, 15)

    Por las pruebas y persecuciones se revela la gloria o carácter de Dios en sus elegidos. La iglesia de Dios, perseguida y aborrecida por el mundo, se educa y se disciplina en la escuela de Cristo. En la tierra, sus miembros transitan por sendas estrechas y se purifican en el horno de la aflicción. Siguen a Cristo a través de conflictos penosos; se niegan a sí mismos y sufren ásperas desilusiones; pero los dolores que experimentan les enseñan la culpabilidad y la desgracia del pecado, al que miran con aborrecimiento.
    Siendo participantes de los padecimientos de Cristo, están destinados a compartir también su gloria.
    (DMJ, 30)

    Dios poda constantemente a su pueblo. (…) Dios nos poda mediante el pesar, las desilusiones y la aflicción, a fin de que disminuya el desarrollo de los rasgos perversos del carácter y para que los rasgos superiores tengan oportunidad de desarrollarse.
    (Testimonios para la Iglesia, T4, 348)

    A veces las dificultades que vamos a encontrar serán descorazonadoras. La misma magnitud de la obra nos puede desanimar. Y sin embargo, con la ayuda de Dios, sus siervos triunfarán finalmente.
    (General Conference Bulletin, 19 de mayo de 1913, págs. 33, 34).

    Si nos aferramos del brazo del poder infinito, nos sostendrá en medio de cada conflicto que tengamos en la vida.
    (Signs of Times, 6 agosto, 1885)

  • Protestantes

    Cristo era un protestante. El protestó contra la adoración formal de la nación judía, que rechazó el consejo que Dios tenía contra ellos. Les dijo que enseñaban doctrinas de hombres, y que eran falsos e hipócritas. Como sepulcros blanqueados, eran blancos por fuera, y llenos de impureza y corrupción por dentro. Los reformadores datan de la época de Cristo y los apóstoles. Ellos salieron y se separaron de una religión de formas y ceremonias. Lutero y sus seguidores no inventaron la religión reformada. Ellos simplemente la aceptaron tal y como fue presentada por Cristo y sus discípulos.
    (R&H, 1 junio de 1886)

    Cuando en 1529 los príncipes alemanes se reunieron en la Dieta de Espira, se presentó allí el decreto del emperador que restringía la libertad religiosa, y que prohibía toda diseminación ulterior de las doctrinas reformadas. Parecía que toda la esperanza del mundo estaba a punto de ser destrozada. ¿Iban a aceptar los príncipes el decreto? ¿Debía privarse de la luz del Evangelio a las multitudes que estaban todavía en las tinieblas? Importantes intereses para el mundo estaban en peligro. Los que habían aceptado la fe reformada se reunieron, y su unánime decisión fue: «Rechacemos este decreto. En asunto de conciencia la mayoría no tiene autoridad.» (Véase D’Aubigné, History of the Reformation, libro 13, cap. 5.)
    (HA, 56)

    No consintáis más en escuchar la perversión de la verdad sin protestar.
    (1MS, 230)

    Vi que así como los judíos crucificaron a Jesús, las iglesias nominales han crucificado estos mensajes y por lo tanto no tienen conocimiento del camino que lleva al santísimo, ni pueden ser beneficiados por la intercesión que Jesús realiza allí.
    (PE, 260)

    Satanás (…) ha obtenido el dominio de las iglesias apóstatas.
    (2JT, 175-176)

  • Protección

    Dios llama a sus hijos a salir de las ciudades, a aislarse del mundo. Vendrá el tiempo cuando tendrán que hacerlo. dios cuidara de los que le aman y guardan sus mandamientos. (Carta 26, 1903. parcialmente reproducida en MS, t 2, p. 162-164)

    Solo los que hayan fortalecido su espíritu con las verdades de la biblia podrán resistir en el ultimo gran conflicto. (GC. p.651)

    Solo los que hayan estudiado diligentemente las escrituras y hayan recibido el amor de la verdad en sus corazones, serán protegidos de los poderosos engaños que cautivaran al mundo. (GC p.683) (En el contexto de satanás disfrazándose de Cristo)

    Cuando llegue el tiempo de prueba (…) el verdadero cristiano permanecerá firme como una roca, con mas fe y mas esperanza que en días de prosperidad. (MAR, p.92.)

    Nuestra única salvaguardia contra los engaños de satanás consiste en estudiar diligentemente las escrituras. (MAR, p.93)

    Ni una sola alma que vele, ore y crea será entrampada por el enemigo. (MAR, p.94)

    Todos deben tener una experiencia profunda y viva. esto es lo único que los salvara en el tiempo de angustia. (MAR, p.95)

    Cristo no dejará que una sola alma que con arrepentimiento y fe haya pedido su protección, caiga bajo el poder del enemigo. (2JT, 174)

    Si por nuestra parte hacemos cuanto podamos a fin de prepararnos para afrontar el conflicto que se avecina, dios hará su parte y nos protegerá. (PE, p 262)

    En el tiempo de la angustia que vendrá inmediatamente antes de la venida de Cristo, los justos serán resguardados por el ministerio de los santos ángeles; pero no habrá seguridad para el transgresor de la ley de Dios. Los ángeles no podrán entonces proteger a los que estén menospreciando uno de los preceptos divinos.
    (PP. 261)

  • Propensiones

    Las propensiones que dominan el corazón natural deben ser subyugadas por la gracia de Cristo, antes que el hombre caído sea apto para entrar en el cielo y gozar del compañerismo de los ángeles puros y santos.
    (HA, 221)

  • Promesas

    Dios puede cumplir en cualquier momento lo que promete, y la obra que él ordena a su pueblo que haga puede realizarla por su medio. Si ellos quieren vivir de acuerdo a toda palabra que él pronunció, se cumplirán para ellos todas las buenas palabras y promesas. Pero, si no prestan una obediencia perfecta, las grandes y preciosas promesas quedarán sin efecto.
    (Joyas Testimonios 1, p. 212)

    La obligación incurrida al empeñar uno su palabra, con tal que no sea para cometer un acto malo o ilícito, debe tenerse por sagrada.
    (PP. 540)

  • Prójimo

    Hay quienes manifiestan gran aflicción por sus parientes, sus amigos y protegidos, pero que fallan en ser buenos y considerados con aquellos que necesitan bondadosa simpatía, que necesitan consideración y amor. Con corazones fervientes preguntémonos: ¿Quién es mi prójimo? Nuestros prójimos no son solamente nuestros íntimos y amigos especiales; no son simplemente aquellos que pertenecen a nuestra iglesia o que piensan como nosotros. Nuestros prójimos son toda la familia humana. Debemos ser buenos con todos los hombres y especialmente con aquellos que son de la 50 familia de la fe.
    (MB, 49,50)

    Todo lo que hagamos para beneficiar y ayudar a nuestros semejantes nos beneficiará también a nosotros mismos.
    (MB, 183)

    Si veis un alma que necesita ayuda, entablad conversación con ella aun cuando no la conozcáis. (Testimonios T2, pg 491)

    La mayor prueba de la sinceridad de nuestra obediencia a la ley de Dios y de nuestra lealtad al redentor, es un amor desinteresado dispuesto al sacrificio por nuestro prójimo. (Testimonios T3, pg 147)

  • Progreso

    Podemos escudriñar siempre, averiguar de continuo, aprender constantemente, y, sin embargo, quedará por delante lo infinito.
    (T8, 272)

    La educación comenzada aquí no se completará en el curso de esta vida; proseguirá a través de la eternidad, siempre progresando, nunca completándose.
    (T8, 343)

    La verdad de Dios es progresiva; va siempre en aumento, de fortaleza en fortaleza aun mayor, hacia una luz mayor.(…) Ha habido una gran perdida debido a que nuestros pastores y nuestro pueblo han llegado a la conclusión de que ya hemos recibido toda la verdad que nos era esencial como pueblo; pero una conclusión tal es errónea, y armoniza con los engaños de satanás, ya que la verdad se estará desplegando constantemente..
    (Sign of Times, 26 mayo 1890)

    No podemos pensar: «Poseemos toda la verdad, comprendemos los pilares principales de nuestra fe, y por lo tanto podemos descansar en nuestro conocimiento». La verdad es una verdad en progreso, y debemos andar en la luz que cada vez aumenta más.
    (Evangelismo, 219)

    Tenemos solamente las vislumbres de los rayos de luz que aún quedan por venir.
    (Review & Herald, 3 de Junio, 1890)

    Pero Dios no dará luz divina al hombre mientras éste se halle contento con permanecer en tinieblas.
    (PP. 255)

    Las almas que buscan fervientemente la luz y aceptan con regocijo cada rayo luminoso proveniente de su santa palabra, son las únicas a quienes se les concederá luz. Será a través de estas almas como Dios revelará la luz y el poder que alumbrarán toda la tierra con su gloria.
    (Exaltad a Jesús, 225)

    Se me ha hecho la pregunta: ¿Cree Ud. Que el Señor tiene más luz para nosotros como pueblo? (…)
    Tenemos tan solo las vislumbres de los rayos de la luz que todavía ha de venir a nosotros.
    (Mensajes Selectos, t1, 469)

    Nunca llegaremos a un período cuando no haya mayor luz para nosotros.
    (Mensajes Selectos, t1, 472)

    La verdad estará continuamente desarrollándose, se irá expandiendo y desenvolviendo, porque es divina como su Autor.
    (Mensajes Selectos, tomo 3, 213.)

    Los hombres deben estar siempre buscando, siempre aprendiendo; y sin embargo hay una infinidad más allá.
    (Mensajes Selectos, tomo 3, 350.)

    No importa cuán lejos podamos avanzar en el conocimiento de la sabiduría y el poder de Dios, siempre queda un infinito más allá.
    (EUD, 309)

    La Reforma no terminó con Lutero, como algunos suponen. Debe continuar hasta el fin de la historia del mundo. El reformador tenía una gran obra que hacer al reflejar sobre los demás la luz que Dios había permitido que resplandeciera sobre él; pero no recibió toda la luz que se debía dar al mundo.
    (HR, 370)

    Dios se propone que, aun en esta vida, la verdad se revele de continuo a su pueblo.
    (OE, 312)
    La actitud actual de la iglesia no agrada a Dios. Se ha apoderado de ella una confianza propia que ha inducido a sus miembros a no sentir necesidad alguna de más verdad y mayor luz. Estamos viviendo en un tiempo en que Satanás trabaja a diestra y siniestra, delante y detrás de nosotros; y sin embargo, como pueblo, estamos durmiendo. Dios quiere que se oiga una voz que despierte a su pueblo y lo incite a obrar. (OE, 315)

    El verdadero cristianismo es una religión de progreso.
    (Sketches from the Life of Paul, 124) (1MS, 32)

    Jesús considerado como hombre era perfecto, y sin embargo, crecía en gracia. «Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres» (Luc. 2: 52). Aun el cristiano más perfecto puede crecer continuamente en el conocimiento y en el amor de Dios. . .
    (MAR, 87)

    En la tierra renovada (…) surgirán (…) nuevas verdades que comprender.
    (MAR, 358)

    Puesto que Dios es infinito, y en él se encuentran todos los tesoros de la sabiduría, podremos continuar investigando durante toda la eternidad, aprendiendo siempre, sin agotar jamás las riquezas de su sabiduría, su bondad o su poder.
    (MAR, 363)

    Cuando decae la verdadera vida espiritual se tiende siempre a dejar de progresar en el conocimiento de la verdad. Los hombres se satisfacen con la luz ya recibida, y rechazan cualquier otra investigación de las Escrituras. Se vuelven conservadores y tratan de evitar la discusión.
    (JT, t2, 311)

    Uno de los planes divinos para el crecimiento consiste en compartir. El cristiano debe ganar fortaleza fortaleciendo a otros.
    (CBA7, 958)

    Los hijos de Dios han de progresar en su semejanza a Cristo, nuestro modelo.
    (TM, 122)

    Una vida monótona no es lo que conduce al crecimiento espiritual. Algunos pueden llegar al más alto nivel de espiritualidad solamente mediante la ruptura del orden regular de las cosas…
    (ATO, 168)

    Cuando los redimidos de Dios sean llamados al cielo, no dejarán tras ellos el progreso que lograron en esta vida al contemplar a Cristo. Continuarán aprendiendo más y aun más acerca de Dios.
    (ATO, 246)

    Hay muchos misterios en la Palabra de Dios que no comprendemos, y muchos nos contentamos deteniendo nuestra investigación cuando tan solo hemos comenzado a recibir algo de conocimiento concerniente a Cristo. Cuando comienzan a desplegarse un poco ante la mente los propósitos divinos y comenzamos a obtener un leve conocimiento del carácter de Dios, quedamos satisfechos y pensamos que hemos recibido casi toda la luz que hay para nosotros en la palabra de Dios. Pero la verdad de Dios es infinita…
    (Review and Herald, 4-6-1889)

    En cada época hay un nuevo desarrollo de la verdad, un mensaje de Dios al pueblo de esa generación.
    (DMJ, 98)

    Siempre se revelará nueva luz de la Palabra de Dios a aquel que mantiene una relación viva con el Sol de Justicia. Nadie llegue a la conclusión de que no hay más verdad para ser revelada.
    (COES, 36)

    No hay límite para el avance espiritual…
    (Review and Herald, 7 junio 1904)

    Siempre se revelará nueva luz de la Palabra de Dios a aquel que mantiene una relación viva con el Sol de justicia. Nadie llegue a la conclusión de que no hay más verdad para ser revelada.
    (El Otro Poder, 35)

    Los que sinceramente desean la verdad no vacilarán en abrir sus posiciones para la investigación y la crítica, y no se sentirán turbados si sus opiniones e ideas fueran contradichas. Este era el espíritu que compartíamos hace cuarenta años…Tenemos muchas lecciones que aprender, y muchas, muchas, que desaprender. Sólo Dios es infalible.
    (El Otro Poder, 37)

    No se nos llama a adorar y servir a Dios mediante el uso de los medios empleados en los años
    pasados. Dios requiere hoy un servicio más elevado que nunca antes. Requiere el mejoramiento de los dones celestiales. Nos ha llevado a una posición en la que necesitamos superiores y mejores cosas de las que nunca antes hayamos tenido necesidad.
    (RH 25 febrero 1890)

  • Profetas

    Los profetas antiguos hablaron más para nuestro tiempo que para el suyo propio, de manera que sus profecías siguen en vigor.
    (Carta 74ª, 1 marzo de 1897)

    Los profetas de Dios hablaron menos para su propio tiempo que para el tiempo que estaba por venir, y especialmente para la generación que estará viviendo entre las últimas escenas de la historia de la tierra.
    (Signs of The Times, «El Camino, la Verdad y la Vida» Nº, 13 Enero, 1898, párrafo 8)

    Cada uno de los profetas antiguos habló menos para su propio tiempo que para el nuestro, de manera que sus profecías son válidas para nosotros. (…)
    La Biblia ha acumulado y reunido sus tesoros para esta última generación. Todos los grandes eventos y las solemnes transacciones de la historia del A.T., han sido repetidas y se están repitiendo en la iglesia en estos último días.
    (3MS, 386,387)

    Los profetas murieron por reprender los pecados de los dirigentes de Israel.
    (DTG, 140)

    En nuestros días hay muchos falsos profetas que no consideran que el pecado sea repulsivo. Se quejan de que las reprensiones y las advertencias de los mensajeros de Dios alteran innecesariamente la paz del pueblo. (…) Los siervos de Dios deben manifestar un espíritu tierno y compasivo y mostrar a todos que en sus asuntos con el pueblo no les impulsa ningún motivo personal y no se complacen en dar mensajes de furia en el nombre del Señor. Sin embargo, nunca deben titubear a la hora de señalar los pecados que corrompen a los que profesan ser pueblo de Dios ni cesar en su empeño de influir en ellos para que se vuelvan de sus errores y obedezcan al Señor.
    (Testimonios para la Iglesia 4, 183, 184)

    La historia pasada se repetirá. Los hombres rechazarán la obra del Espíritu Santo, y abrirán la puerta de la mente a los atributos satánicos que los separarán de Dios. Le cobrarán aversión a los mismos mensajeros por medio de los cuales Dios envía los mensajes de
    advertencia.
    (Testimonios especiales sobre la educación, 212),

  • Profesar

    Muchos de los que profesan ser cristianos se han burlado de Dios.
    (Testimonies T.1, 27)

    Algunos se apoyan en alguna antigua experiencia que tuvieron hace años, pero cuando llegan a este tiempo que exige que se haga un examen de conciencia, cuando todos deberían tener una experiencia espiritual diaria, no tienen nada que referir.
    (Testimonios, 1, 173)

    La prosperidad contribuye a que multitudes ingresen en la iglesia que meramente profesan la religión. La adversidad las elimina de la iglesia.
    (Testimonios T1, 480)

    Muchos miembros del profeso pueblo especial de Dios se han conformado de tal manera al mundo, que su carácter peculiar ya no se distingue más, y es difícil establecer la diferencia entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.
    (T2, 114)

    Una gran cantidad de los que profesan ser siervos de Cristo no lo son en realidad. Están engañando a sus almas para su propia destrucción. Mientras profesan ser siervos de Cristo, no viven en obediencia a su voluntad.
    (T2, 394)

    La gente está vigilando y pensando a aquellos que aseveran creer las verdades especiales para este tiempo. Está vigilando para ver en qué representan su vida y su conducta a Cristo.
    (Testimonios T2, 502)

    ¿Por qué son tan pocos los alcanzados y salvados? Es porque tantos de los que profesan ser cristianos están obrando en forma similar al gran apóstata.
    (Testimonios T2, 511)

    Cualquier cosa que sea menos que un servicio activo y ferviente por el Maestro desmiente nuestra profesión de fe.
    (Testimonios T3, 50)

    La vida de los que profesan ser cristianos sin vivir la vida de Cristo, es una burla para la religión. (Testimonios T3, 291)

    La norma cristiana es alta y exaltada. ¡Pero los profesos seguidores de Cristo la rebajan hasta el polvo!
    (Testimonios para la Iglesia 4, 41)

    Nadie que sea consciente de su responsabilidad ante Dios permitirá que las tendencias animales controlen la razón. Quienes así hacen no son cristianos; no importa quienes sean ni lo elevado de su profesión.
    (Testimonios para la Iglesia, T4, 446)

    Muchos de los que profesan la fe, no saben lo que es la verdadera conversión. (…) Orando y pecando, pecando y orando, viven llenos de malicia, engaño, envidia, celos y amor propio. Las oraciones de esta clase son abominación delante de Dios.
    (Testimonios para la Iglesia t4, 526)

    Mis hermanos, os digo que un gran número de los que profesan creer, y aún enseñar la verdad, son esclavos del pecado.
    (T5, 204)

    Profesamos tener más verdad que las otras denominaciones; pero si esto no nos lleva a una mayor consagración, a una vida más pura y santa, ¿de qué beneficio nos resulta? Sería mejor para nosotros no haber visto nunca la luz de la verdad que profesar aceptarla y no ser santificados por ella.
    (T5, 584)

    La línea de demarcación entre los mundanos y cristianos profesos es casi indistinguible. Muchos que una vez fueron adventistas fervientes están conformándose al mundo: a sus hábitos, costumbres y egoísmo.
    (T8, 128)

    Uno de los pecados que constituyen una de las señales de los últimos días es que los cristianos profesos son amadores de los placeres más que de Dios.
    (C.P. Jóvenes, pg 82)

    Usted piensa que aquellos que adoran a los pies de los santos (Apoc.3:9) serán salvos al fin. Aquí debo diferir de usted; ya que Elohim me mostró que esta clase eran profesos adventistas, que se han apartado, y crucificado de nuevo el Hijo de Elohim, y lo han puesto en vergüenza pública.
    Y en la hora de tentación, que está por venir, para mostrar el verdadero character de cada uno, se darán cuenta de que están perdidos para siempre; y sobrecogidos con angustia de espíritu, adorarán a los pies de los santos.
    (Letter to Brother Eli Curtis, April 21,1847, Word to the Little Flock, p.12.)

    Muchos de los que profesan ser cristianos visten, hablan y actúan como el mundo, y lo único por lo cual se los puede conocer es por lo que profesan. Aunque aseveran esperar a Cristo, su conversación no se cifra en el cielo, sino en las cosas del mundo.
    (PE, 108)

    Satanás y sus ángeles triunfaban echando en cara a Cristo y sus ángeles que quienes profesaban ser su pueblo tenían tan poco amor a Jesús que no deseaba su segundo advenimiento.
    (PE, 235)

    El Redentor del mundo declara que hay pecados mayores que aquellos por los cuales fueron destruidos Sodoma y Gomorra. Los que oyen la invitación del Evangelio que llama a los pecadores al arrepentimiento, y no hacen caso de ella, son más culpables ante Dios que los habitantes del valle de Sidim. Mayor aun es el pecado de los que aseveran conocer a Dios y guardar sus mandamientos, y sin embargo, niegan a Cristo en su carácter y vida diaria. (PP, 160-161)

    Es mejor renunciar al nombre de cristiano antes que hacer profesión y al mismo tiempo complacer los apetitos que fortalecen las pasiones impías.
    (Consejos Sobre Salud, 580-581)

    Las señales de distinción entre el profeso pueblo de Cristo y el mundo casi han desaparecido. (Servicio Cristiano, 49)

    Los que profesan ser cristianos y sin embargo no proceden como lo haría Cristo si estuviera en su lugar, dañan grandemente la causa de Dios. Representan falsamente a su Salvador y están bajo una falsa bandera. . .
    (MB, 42)

    Si los profesos creyentes de la verdad vivieran la verdad, todos serían misioneros hoy día.
    (MB, 116)

    La fortaleza más poderosa del vicio en nuestro mundo no es la vida inicua del pecador abandonado, o del paria degradado; es la vida que parece virtuosa, honorable, noble, pero en la cual se fomenta un pecado, se abriga un vicio.
    (Ed. 145)

    La enseñanza de la Escritura no tiene mayor efecto sobre los jóvenes porque muchos padres y maestros que profesan creer en la Palabra de Dios niegan su poder en sus vidas.
    (Ed. 259)

    El cristianismo tiene muy poco poder en el mundo porque los hombres aceptan el nombre de Cristo, pero niegan su carácter en sus vidas.
    (DMJ, 116)

    Aun los que profesan la aparición de Cristo no están más preparados para ese suceso que Satanás mismo.
    (MAR, 24)

    El que profesa ser cristiano, y sin embargo actúa con el espíritu de un mundano, da testimonio de que es un falso discípulo.
    (ATO, 303)

    Muchos de los que se llaman cristianos, son meros moralistas humanos. Han rechazado el don que podía haberlos capacitado para honrar a Cristo representándolo ante el mundo. La obra del Espíritu Santo es para ellos una obra extraña. No son hacedores de la Palabra. Los principios celestiales que distinguen a los que son uno con el mundo, ya casi no se pueden distinguir. Los profesos seguidores de Cristo no son más un pueblo separado y peculiar. La línea de demarcación es borrosa. El pueblo se está subordinando al mundo, a su prácticas, a sus costumbres, a su egoísmo. La iglesia ha vuelto al mundo en la trasgresión de la ley, cuando el mundo debiera haber vuelto a la iglesia por la obediencia al Decálogo. Diariamente, la iglesia se está convirtiendo al mundo.
    (PVGM, 256)

    Nadie puede servir a dos señores. Los hijos del diablo son los siervos de su señor, al cual se entregaron para obedecerle; son sus siervos, y no pueden ser siervos de Dios a menos que renuncien a todas sus obras. No puede ser inofensivo para los siervos de Dios el tomar parte en los placeres y diversiones en las que participan los siervos de Satanás, aún cuando repitan a menudo que tales diversiones son inocentes. Dios ha revelado verdades sagradas y santas que han de separar a sus hijos de los impíos y purificarlos para sí”.
    (1ª JT, 155)

    Muchos profesan estar del lado del Señor, sin estarlo; el peso de todas sus acciones está en favor de Satanás. ¿Por qué medios determinaremos en qué lado estamos? ¿Quién posee el corazón? ¿Con quién están nuestros pensamientos? ¿Acerca de quién conversamos con deleite? ¿A quién dedicamos nuestros más cálidos afectos y nuestras mejores energías? Si estamos del lado del Señor, nuestros pensamientos están con el, y nuestras reflexiones más dulces se refieren a él. No trabamos amistad con el mundo; hemos consagrado a Dios todo lo que tenemos y somos. Anhelamos llevar su imagen, respirar su espíritu, hacer su voluntad y agradarle en todo.
    (2 JT, 238)

    Los hombres y mujeres vacilantes son los mejores aliados de Satanás. Son hipócritas, no importa cuán favorable sea la opinión que tengan de sí mismos. Todos los que son leales a Dios y a la verdad deben mantenerse firmemente de parte de lo correcto porque es correcto. Juntarse con los que no son consagrados, y a la vez ser leales a la verdad, es sencillamente imposible. No podemos unirnos con los que se complacen a sí mismos, que se ocupan de planes mundanales, sin perder nuestra relación con el Consejero celestial. Podemos recuperarnos de la trampa del enemigo, pero quedamos lastimados y heridos, y se ha empequeñecido nuestra vida espiritual
    (CBA 5, 1062; RH 19-4-1898).

    La mayoría de los cristianos nominales, aunque profesan vivir para Cristo, están realmente viviendo para el mundo.
    (Consejos para Maestros, 310)

    Muchos que carecen de vida espiritual tienen sus nombres en los registros de la iglesia; pero no están escritos en el libro de la vida del Cordero. Pueden figurar en la lista de miembros pero no están unidos al Señor. Quizá sean diligentes en el cumplimiento de determinados deberes, y ser considerados como seres vivientes; pero muchos están entre los que tienen «nombres de que» viven, y están muertos.
    (Recibiréis Poder, 47)

    La ignorancia no puede estimular ni la humildad ni la espiritualidad de ningún profeso seguidor de Cristo.
    (Recibiréis Poder, 148)

    Aquellos que han tenido oportunidades para oír y recibir la verdad y que se han unido con la Iglesia Adventista del Séptimo Día, llamándose a si mismos pueblo de Dios que guarda los mandamientos, y no tienen más fervor y consagración que la que tienen las iglesias nominales, recibirán las plagas de Dios tan ciertamente como las iglesias que se oponen a la ley de Dios.
    (Manuscrito Liberado, 19, p. 176, 1898)

    Los cristianos a medias son peor que los incrédulos. (…) El cristiano tibio engaña a ambas partes. Ni es un buen mundano ni un buen cristiano. Satanás lo usa para hacer una obra que ningún otro puede hacer.
    (Carta 44, 1903; 7CBA 974)

    Los que profesan ser depositarios de la ley de Dios (…) rehúsan ser reprobados por el mal, y acusan a los siervos de Dios de ser demasiado celosos por eliminar el pecado del campamento. Un Dios que odia el pecado exige que aquellos que profesan guardar su ley se aparten de toda iniquidad.
    (SC, 56,57)

    No seamos como las vírgenes fatuas que dan por sentado que las promesas de Dios les pertenecen a ellas, mientras no viven de acuerdo al mandato de Cristo. Cristo nos enseña que la profesión no significa nada…Que nadie presuma que está a salvo.
    (Manuscrito 92 a, 1898)

    Tenemos muchos que profesan la verdad, que serán vencidos porque no conocen al Señor Jesucristo.
    (Manuscrito 6, 1889)

    El hecho de que una persona se encuentre en compañía de los hijos de Dios, y hasta en el lugar de culto y en torno a la mesa del Señor, no prueba que dicha persona sea verdaderamente cristiana. Allí está con frecuencia Satanás en las ocasiones más solemnes, bajo la forma de aquellos a quienes puede emplear como agentes suyos.
    (CS, 447)

    Una religión de ceremonias exteriores es propia para atraer al corazón irregenerado.
    (CS, 623)

    En tiempos de Jeremías, los habitantes de Juda tendían a creer que una observancia estricta de los servicios divinamente ordenados en el templo los habría de preservar del justo castigo que merecía su conducta impía.
    (PR, 306)

    El Señor no obra para traer muchas almas a la verdad,” más dice el Espíritu de Profecía, “debido a los miembros de la iglesia que nunca han estado convertidos, y aquellos que una vez se convirtieron, pero que han apostatado, que influencia tienen sobre los nuevos conversos estos miembros no consagrados ¿no anularía el efecto del mensaje dado por Dios que su pueblo ha de presentar?
    (Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, p. 457)

    Por muy noble que sea lo profesado por aquel cuyo corazón no está lleno del amor a Dios y a sus semejantes, no es verdadero discípulo de Cristo. Aunque posea gran fe y tenga poder aun para obrar milagros, sin amor su fe será inútil. Podrá desplegar gran liberalidad; pero si el motivo es otro que el amor genuino, aunque dé todos sus bienes para alimentar a los pobres, la acción no le merecerá el favor de Dios. En su celo podrá hasta afrontar el martirio, pero si no obra por amor, será considerado por Dios como engañado entusiasta o ambicioso hipócrita.
    (Hechos de los Apóstoles, 256)

    Dios me mostró que esta clase (miembros de la sinagoga de Satanás) eran los profesos adventistas.
    (Carta 21 de abril, 1847. “A Word to the Little Flock”)

    La higuera estéril representa cabalmente a los que profesan guardar los mandamientos, como los judíos, de esa manera dando la apariencia de ser fructíferos, pero cuya religión, como la de los fariseos, es una impostura que no da frutos para la gloria de Dios.
    (The Review and Herald, 21 de marzo de 1878)

    Los judíos profesaban creer en los profetas, y reconocían la autoridad de la ley de Dios. Pero en gran medida, para la mayor parte de la nación, esta era una fe meramente nominal.
    (Signs of Times 5 agosto,1889)

    Los ministros predican cosas suaves para adaptarse a los profesos carnales. Esto es lo que Satanás quiere. Ellos no se atreven a predicar a Jesús y las verdades cortantes de la Biblia; porque si lo hicieran; estos profesos carnales no las escucharían. Muchos de ellos son ricos, y se prefiere retenerlos en la iglesia, aunque no son más aptos para estar allí que Satanás y sus ángeles.
    (Spiritual Gifts, volume 1, 127)

  • Presunción

    El camino de la presunción está situado junto a la senda de la fe.
    (Mensajes Selectos tomo 2, 18, 43, 103)

    La presunción es una tentación común, y cuando Satanás asalta a los hombres con ella, la victoria es nueve de cada diez veces.
    (4T, 48)

    No es fe pretender el favor del Cielo sin cumplir las condiciones necesarias para que la gracia sea concedida. Es presunción.
    (CS, 526)

    La fe no es sentimiento. «Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven.» La verdadera fe no va en ningún sentido aliada a la presunción. Únicamente aquel que tiene verdadera fe está seguro contra la presunción, porque la presunción es la falsificación de la fe por Satanás.
    La fe se aferra a las promesas de Dios, y produce fruto en obediencia. La presunción se atiene también a las promesas, pero las emplea como las empleó Satanás, para disculpar la trasgresión. La fe habría inducido a nuestros primeros padres a confiar en el amor de Dios y obedecer sus mandamientos. La presunción los indujo a violar su ley, creyendo que su gran amor los salvaría de las consecuencias de su pecado.
    (OE, 274)

  • Prestar

    A nadie capaz de trabajar se le debe enseñar a esperar que recibirá comida, ropa y vivienda de balde. Para su propio bien, como para el de los demás, hay que idear algún medio que le permita devolver el equivalente de lo que recibe.
    (Temperancia, 102)

    En cada asociación debe crearse un fondo para prestar dinero a los estudiantes pobres, pero dignos, que deseen dedicarse a la obra misionera. Hasta en algunos casos, los tales estudiantes deben recibir donaciones. Cuando se abrió por primera vez el colegio de Battle Creek, se creó en la oficina de la Review and Herald un fondo para beneficio de los que deseaban obtener una educación, pero que no tenían recursos. Fue usado por varios estudiantes hasta que pudieron iniciarse bien; luego, de lo que ganaban, reponían lo que habían sacado, a fin de que otros pudieran ser beneficiados por el fondo.
    Debiera hacerse ahora alguna provisión para mantener un fondo de donde prestar a estudiantes pobres, pero dignos, que desean prepararse para la obra misionera. Debiera explicarse claramente a los jóvenes que, hasta donde les sea posible, deben trabajar para sufragar sus gastos y así sostenerse en parte. Lo que cuesta poco se aprecia poco, pero lo que cuesta un precio aproximado a su valor real será estimado proporcionalmente.
    (Consejos Maestros, 68)

    Muchos, muchísimos no han aprendido a mantener sus gastos dentro de los límites de sus entradas. No aprenden a adaptarse a las circunstancias, y piden prestado una vez tras otra, y en esa forma quedan agobiados por las deudas, y en consecuencia se desaniman y descorazonan.
    Muchos no se acuerdan de la causa de Dios, y gastan descuidadamente dinero en diversiones en los días feriados, en vestidos y necedades, y cuando se hace un pedido para promover la obra en el país y en las misiones extranjeras, no tienen nada para dar, y hasta han gastado más de lo que tenían. Así roban a Dios en los diezmos y ofrendas, y por medio de su complacencia egoísta exponen el alma a las fieras tentaciones y caen en las trampas de Satanás.
    Deberíamos estar alerta y no permitirnos gastar dinero en cosas innecesarias que sirven tan sólo como objetos de ostentación. No deberíamos permitirnos tampoco complacer los gustos que nos llevan a seguir las costumbres del mundo y a robar a la tesorería del Señor.
    (CMC, 263)

    Podéis dar a los pobres y hacerles daño, porque les enseñáis a depender de otros. Más bien, enseñadles a sostenerse a sí mismos. Esta será verdadera ayuda.
    El Señor no requiere que los laboriosos sostengan a los que no son diligentes. Hay un desperdicio del tiempo, una falta de esfuerzo, que originan la pobreza y la necesidad. Si estas faltas no son advertidas y corregidas por los que las practican, todo lo que se pueda hacer en su favor es como poner un tesoro en una canasta con agujeros. Pero hay una pobreza inevitable y hemos de manifestar ternura y compasión a los infortunados.
    (MB, 208)

  • Presencia

    Recibís el privilegio de su presencia permanente en lugar del privilegio de corta duración que se desvanece cuando volvéis a las tareas de la vida. . . El Señor Jesús permanecerá con vosotros y vosotros con el en todo lugar (Manuscrito 194, 1898).
    (En Lugares Celestiales, 55)

    Moisés consideró esta experiencia como de mucho más valor que toda la sabiduría de Egipto, o que todas sus proezas como estadista o jefe militar. No hay poder terrenal, ni habilidad ni ilustración que pueda sustituir la presencia permanente de Dios.
    (PP, 339)

  • Prejuicios

    Cuando se presenta una doctrina que no concuerde con nuestras opiniones, debemos de acudir a la Palabra de Dios, buscar al Señor en oración, y no permitir al enemigo que se presente con sospechas y prejuicios.
    (Obreros Evangélicos, p. 316) (MAR, 21)

    Los que permiten que el prejuicio impida que la mente reciba la verdad no pueden ser receptores de la iluminación divina.
    (T.M. p. 105)

    Aquellos que no pueden imparcialmente examinar las evidencias de una posición que difiere de la de ellos, no son aptos para enseñar en ningún departamento de la causa de Dios.
    (R&H, 18 Febrero, 1890)

    Cuando la persona que sufre obtiene sanidad, y se ha demostrado un interés viviente por el alma afligida. entonces el corazón se abre y se puede derramar el bálsamo celestial sobre él.
    (Consejos Sobre Salud, 34)

    Hombres, mujeres y jóvenes, Dios pide que poseáis coraje moral, firmeza de propósito, fortaleza y perseverancia, mentes que no se apropien de las aseveraciones de otro, sino que investiguen por ellos mismos el tema antes de aceptar o rechazar, que valoren las evidencias, y lo lleven a Dios en oración.
    (Testimonios para la Iglesia, tomo 2, p. 130)

    Podéis derribar la más grande oposición al demostrar un interés personal en aquellos con quienes os encontréis.
    (MB, 169)

    Cuando se presenta una doctrina que no concuerde con nuestras opiniones, debemos acudir a la Palabra de Dios, buscar al Señor en oración, y no permitir al enemigo que se presente con sospechas y prejuicios. Nunca debemos permitir que se manifieste en nosotros el espíritu que alistó a los sacerdotes y príncipes contra el Redentor del mundo.
    (OE, 316)

    El amor que se asemeja al de Cristo atribuye las razones más favorables a los motivos y los actos de los demás.
    (HA, 263)

    Debemos trabajar como médicos evangélicos misioneros para sanar a la gente enferma por el pecado al darles el mensaje de salvación. Esta obra destruirá el prejuicio mejor que ninguna otra cosa.
    (T9, 170)

    Cuando se os pida que escuchéis las razones de una doctrina que no entendéis, no condenéis el mensaje mientras no lo hayáis investigado prolijamente y sepáis por la Palabra de Dios que no es defendible.
    (COES 33)

    Cuando se presenta una luz nueva a la iglesia, es peligroso que la rechacéis. Rehusar escuchar porque abrigáis prejuicio contra el mensaje o el mensajero no excusará vuestro caso delante de Dios
    (COES, 34)

    Es cosa peligrosa permitir que surja el prejuicio en vuestros corazones y que habléis en contra de aquéllos sobre los cuales reposa la responsabilidad sagrada, permitiendo así ser influenciados por un informe que ha llegado a vuestros oídos, del cual jamás pedisteis al acusado que os diera una explicación.
    (The Review and Herald, 18 julio, 1893)

    Nos toca ahora comenzar de nuevo. Las reformas deben emprenderse de todo corazón alma y voluntad. Los errores pueden ser muy antiguos pero los años no hacen del error verdad ni de la verdad error. Se han seguido por demasiado tiempo los viejos hábitos y costumbres… No tenemos libertad para enseñar lo que coincida con la norma del mundo o la norma de la iglesia sencillamente porque así se suele hacer. Las lecciones enseñadas por Cristo han de constituir la norma…
    (T6, 147)

  • Predicar

    En todas partes hay corazones que claman por algo que no poseen. Suspiran por una fuerza que les dé dominio sobre el pecado, una fuerza que los libre de la esclavitud del mal, una fuerza que les dé salud, vida y paz.
    (MC, 102)

    Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: `Seguidme´.
    (MC. 102)

    Todo el cielo está en actividad (ningún ángel ocioso), y los ángeles de Dios están esperando para cooperar con todos los que quieran idear planes por los cuales las almas por quienes Cristo murió puedan oír las buenas nuevas de salvación…Hay almas que están pereciendo sin Cristo, y los que profesan ser discípulos de Cristo las dejan morir.
    (JT. 3, 66-67)

    Aún cuando nuestros hombres preeminentes rechacen la luz y la verdad…El Señor suscitará a hombres que den a nuestro pueblo el mensaje para este tiempo.
    (T.M., 107)

    La más pura y más elevada devoción a Dios es la que se manifiesta en los deseos y esfuerzos más fervientes por ganar almas para Cristo.
    (1JT, 322)

    Las medidas benignas, las respuestas impregnadas de mansedumbre y las palabras agradables se prestan mucho más para reformar y salvar que la severidad y la dureza.
    (1 JT, 323)

    Todo verdadero cristiano ha de poseer un espíritu misionero, porque el ser cristiano es ser como Cristo. Nadie vive para sí, «y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.» (Rom.8: 9.) Todo aquel que haya gustado las potestades del mundo venidero, sea joven o anciano, sabio o ignorante, será movido por el espíritu que animaba a Cristo. El primer impulso del corazón renovado consiste en traer a otros también al Salvador. Aquellos que no poseen ese deseo dan muestras de que han perdido su primer amor; deben examinar detenidamente su propio corazón a la luz de la palabra de Dios, y buscar fervientemente un nuevo bautismo del Espíritu; deben orar por una comprensión más profunda de aquel admirable amor que Jesús manifestó por nosotros al dejar el reino de gloria, y al venir a un mundo caído para salvar a los que perecían.
    (2 JT, 127)

    Como pueblo, tenemos gran necesidad de humillar nuestros corazones ante Dios, implorando su perdón por haber descuidado su mandato misionero.
    (3JT, 387)

    Debemos vivir en este mundo para ganar almas para el salvador.
    (Testimonios T1, 459)

    Jamás debe presentarse un discurso sin presentar a Cristo.
    (Testimonios T1, 527)
    Mientras sigamos el ejemplo de Cristo en el trabajo para beneficiar a los demás, despertaremos su interés en el Dios a quien amamos y servimos.
    (Testimonios T2, 483)

    Es únicamente por una consagración diaria a Dios como podéis llegar a ser ganadores de almas.
    (Testimonios T2, 537)

    La falta de interés por la salvación de las almas demuestra que se ha perdido el primer amor; porque nadie puede amar a Dios con todo el corazón, la mente, el alma, y las fuerzas, sin amar a aquellos por quienes Cristo murió.
    (Testimonies T3, 56)

    Hemos de ser misioneros y tener por blanco principal ganar almas para Cristo.
    (Testimonies T3, 60)

    Los que den prueba de verdadera modestia y cortesía cristiana ganarán almas para Cristo.
    (Testimonies T3, 109)

    Un verdadero cristiano confiesa constantemente a su Salvador. Está siempre gozoso, listo para dirigir palabras de esperanza y de consuelo a los que sufren.
    (Testimonies T3, 110)

    Una persona verdaderamente convertida está llena del amor de Dios, que anhela comunicar a otros el gozo que posee.
    (Testimonies T3, 298)

    La más pura y más elevada devoción a Dios es la que se manifiesta en los deseos y esfuerzos más fervientes por ganar almas para Cristo.
    (Testimonios para la Iglesia, T3, 208)

    Un hombre no se ha convertido si en su corazón no ha nacido el deseo de compartir con los demás el precioso amigo que ha descubierto en Jesús; la verdad que salva y santifica no puede permanecer callada en su corazón.
    (Testimonios para la Iglesia 4, 313)

    Nuestra primera obra debe ser colocar nuestros propios corazones en armonía con Dios, y entonces estaremos preparados para trabajar a favor de los demás.
    (T5, 82)

    El trabajo que la iglesia no haya hecho en tiempo de paz y prosperidad tendrá que hacerlo en tiempo de terrible crisis, bajo las más desalentadoras y prohibitivas circunstancias.
    (Testimonios 5, 463)

    Nuestros miembros no han comprendido que cuando ayudan al avance de la obra en lugares lejanos están ayudando en el trabajo a nivel local.
    (Testimonies, 6, p. 27)
    Ni siquiera uno de cada cien de nosotros está haciendo nada, fuera de dedicarse a empresas mundanas comunes. Desconocemos casi totalmente el valor de las almas por las que Cristo murió.
    (Testimonies , t8, 148)

    El cielo está esperando otorgar sus más ricas bendiciones a los que quieran consagrase para hacer la obra de Dios en los último días en la historia del mundo.
    (C.P. Jóvenes, 23)

    La ausencia del Espíritu es lo que hace tan impotente el ministerio evangélico. Se puede poseer sabiduría, talentos, elocuencia, todo don natural o adquirido; pero sin la presencia del Espíritu de Dios no se conmoverá a ningún corazón ni ningún pecador será ganado para Cristo.
    (PVGM, p. 263)

    A fin de servirle debidamente, debemos nacer del Espíritu divino. Esto purificará el corazón y renovará la mente, dándonos una nueva capacidad para conocer y amar a Dios.”
    (DTG, 159)

    El que quiera confesar a Cristo debe tener a Cristo en si. No puede comunicar lo que no recibió.
    (DTG, 324)

    Es un grave error confiar en la sabiduría humana o en los números para hacer la obra de Dios.
    (DTG. 388)

    En las mansiones de los bienaventurados no entrará nadie que no haya manifestado amor a Cristo, y que no se haya esforzado por la salvación de los demás.
    (TM, 208)

    No hemos de revolotear sobre las noventa y nueve, sino que hemos de ir a salvar a los perdidos.
    (TM, 232)

    No destaquéis los aspectos de nuestra fe que pueden producir objeción, que se oponen más a los modos y costumbres de la gente, hasta que el Señor le dé a ésta amplia oportunidad de saber que creemos en Cristo, en su divinidad y preexistencia.
    (T.M., 253)

    «Permitidme deciros que el ‘SEÑOR’ trabajará en esta última obra de un modo muy fuera del común orden de cosas y de un modo que será contrario a cualquier planificación humana. Habrá entre nosotros, los que siempre desearán dominar la obra de ‘DIOS’, para dictar hasta que movimientos se harán cuando la obra avanzará bajo la dirección del ángel que se une al
    tercer ángel en el mensaje a ser dado al mundo. ‘DIOS’ usará maneras y medios por los cuales se verá que Él está tomando las redes en Sus propias manos. Se sorprenderán los obreros con los medios simples que Él usará para efectuar y perfeccionar su obra de justicia.»
    (TM:300; EF:175).

    No hagáis del asunto del día de reposo vuestra primera especialidad. Debéis alcanzar a la gente con temas prácticos en los cuales todos puedan estar de acuerdo…
    (T.M., 400)

    Toda potestad es prometida a aquellos que salen con fe a proclamar el evangelio eterno.
    (T.M., 459)

    Las noticias alarmantes son perjudiciales para el progreso de la obra.
    (Notas Biográficas, 451)

    El trabajo de Dios en este mundo nunca se terminará a menos que hombres y mujeres se comprometan como miembros, se pongan a trabajar, y unan sus esfuerzos con los ministros y oficiales de la iglesia.
    (Testimonios, 9, 117)

    Nos dejamos desalentar con demasiada facilidad respecto a los que no corresponden en el acto a los esfuerzos que hacemos por ellos. No debemos jamás dejar de trabajar por un alma mientras quede un rayo de esperanza. Las preciosas almas costaron al Redentor demasiados sacrificios para que queden abandonadas así al poder del tentador.
    (Temperancia, 114-115)

    Ningún tema entre los que son presentados a los habitantes de nuestras ciudades atraería un interés tan grande como el que concierne a la salud física.
    (Temperancia, 174)

    El gran obstáculo que se opone a la aceptación y a la proclamación de la verdad, es la circunstancia de que ella acarrea inconvenientes y oprobio.
    (CS, 513)

    Como las nuevas del nacimiento del Salvador, el mensaje del segundo advenimiento no fue confiado a los caudillos religiosos del pueblo.
    (CS, 361)

    Muchos reformadores, al iniciar su obra, resolvieron actuar con gran prudencia al atacar los pecados de la iglesia y de la nación (…) que habían titubeado en presentar (…)
    Así también será proclamado el mensaje del tercer ángel. Cuando llegue el tiempo de hacerlo con el mayor poder. (…)
    Los obreros serán calificados más bien por la unción de su Espíritu que por la educación en institutos de enseñanza. (CS 664)

    Aquellos cuyo corazón está lleno del amor de Jesús, (…) no encontrarán tiempo para relatar anécdotas.
    (Mensajes Selectos, t1, 184)

    A todo hijo de Dios cuya voz el enemigo de las almas ha logrado silenciar, se le dirige la pregunta: «¿Qué haces aquí?» Te ordené que fueses a todo el mundo y predicases el Evangelio, a fin de preparar a un pueblo para el día de Dios. ¿Por qué estás aquí? ¿Quién te envió?
    (PR, 127)

    Todo el que ha recibido a Cristo está llamado a trabajar por la salvación de sus prójimos.
    (HA, 90)

    Al trabajar en un campo nuevo, no creáis que es vuestro deber decir en seguida a la gente: Somos adventistas del séptimo día; creemos que el séptimo día es el día de reposo; no creemos en la inmortalidad del alma. Esto levantaría a menudo una formidable barrera entre vosotros y aquellos a quienes quisierais alcanzar. Habladles, cuando tengáis oportunidad, de puntos, de doctrinas acerca de los cuales podáis estar de acuerdo con ellos. Espaciaos en la necesidad de la piedad práctica. Dadles evidencia de que sois cristianos, de que deseáis la paz, y de que amáis sus almas. Dejadles ver que sois concienzudos. Así ganaréis su confianza; y luego habrá bastante tiempo para las doctrinas. Ganad el corazón, preparad el terreno, y luego sembrad la semilla, presentando con amor la verdad tal cual es en Jesús.
    Dios ayudará seguramente a aquellos que, le piden sabiduría. No hemos de, esperar hasta que las oportunidades se nos presenten; debemos buscarlas, y estar siempre listos para dar razón de la esperanza que está en nosotros.
    (OE, 125-126)

    En los lugares de fama mundial adonde se va en busca de la salud, y en los centros de turismo, atestados de millares de personas que buscan salud y placer, debieran estacionarse predicadores y colportores capaces de atraer la atención de las multitudes.
    (OE, 365)

    Dios está llamando a hombres que estén dispuestos a abandonarlo todo para hacerse misioneros suyos, y el llamamiento recibirá respuesta. En toda edad, desde el advenimiento de Cristo, la comisión evangélica impulsó a hombres y mujeres a ir hasta los cabos de la tierra para proclamar las buenas nuevas de la salvación a los que habitaban en tinieblas. Conmovidos por el amor de Cristo y las necesidades de los perdidos, hubo hombres que dejaron las comodidades del hogar y la compañía de amigos, aun la de su esposa e hijos para ir a países extranjeros, entre idólatras salvajes, a proclamar el mensaje de misericordia.
    (OE, 479)

    ¿Apreciáis tan profundamente el sacrificio hecho en el Calvario que estáis dispuestos a subordinar todo otro interés a la obra de salvar almas? El mismo intenso anhelo de salvar a los pecadores que señaló la vida del Salvador se nota en la de su verdadero discípulo. El cristiano no desea vivir para sí. Se deleita en consagrar al servicio del Maestro todo lo que posee y es. Le impulsa el deseo inefable de ganar almas para Cristo. (…)
    Aquel que está verdaderamente convertido trata de rescatar a los que todavía están bajo el poder de Satanás. . .
    (MAR, 98)

    Dios ha designado que el que enseña la Biblia debería ser, en carácter y vida familiar, un ejemplo de los principios de la verdad que enseña a sus semejantes.
    (Testimonios Conducta Sexual, 94)

    Pueden poseerse erudición, talentos, elocuencia y dotes naturales o adquiridas; pero sin la presencia del Espíritu de Dios ningún corazón será alcanzado, y no se ganará ningún pecador para Cristo. (Recibiréis Poder, 309)

    El crecimiento espiritual depende del hecho de que transmitamos a los demás la luz que Dios nos ha dado a nosotros.
    (MGD, 307)

    Cuando los hombres y mujeres han formado caracteres que Dios puede aprobar, cuando su abnegación y su espíritu de sacrificio propio se han manifestado plenamente cuando están listos para la prueba final, preparados par ser introducidos en la familia de Dios, ¿qué servicio será más elevado en la estima de Aquel que se dio a sí mismo como una ofrenda voluntaria para salvar a la raza culpable? ¿Qué empresa será más cara al corazón del amor infinito? ¿Qué obra traerá la mayor satisfacción y el gozo al Padre y al Hijo? La salvación de las almas perdidas.
    (Manuscrito 51, 1901).

    Nuestro Salvador pasó la mayor parte de su vida terrenal trabajando pacientemente en la carpintería de Nazaret. Los ángeles ministradores servían al Señor de la vida mientras caminaba con campesinos y labradores, desconocido y sin honores. El estaba cumpliendo tan fielmente su misión mientras trabajaba en su humilde oficio como cuando sanaba a los enfermos y andaba sobre las olas tempestuosas del mar de Galilea. Así, en los deberes más humildes y en las posiciones más bajas de la vida podemos andar y trabajar con Jesús.
    (CC, 81)

    Únicamente al revelar el carácter de Cristo podemos cooperar con él en la salvación de las almas.” (TM, 158)

    No tenemos tiempo que perder. El fin está cerca. El viajar de lugar en lugar para difundir la verdad quedará pronto rodeado de peligros a diestra y siniestra. Se pondrá todo obstáculo en el camino de los mensajeros del Señor, para que no puedan hacer lo que les es posible hacer ahora. Debemos mirar bien de frente nuestra obra y avanzar tan rápidamente como sea posible en una guerra agresiva.
    (Servicio Cristiano, 110)

    Un alma vale más que todo el mundo.
    (R&H, 3 de mayo, 1892)

    Dios llama a hombres como Elías, Natán y Juan el Bautista, hombres que llevarán Su mensaje con fidelidad, sin pensar en las consecuencias, que dirán la verdad valientemente, aun cuando implique sacrificar todo lo que poseen.
    (Review and Herald del 22 de Octubre de 1901)

    Si los ministros que son llamados para predicar el más solemne mensaje jamás dado a los mortales, evaden la verdad, son infieles en su trabajo, y son falsos pastores de ovejas y de corderos. Las afirmaciones de muchos no tienen ningún valor. Permitamos que la palabra de Dios les hable a las personas.
    (Review and Herald, 11 de Marzo de 1902)

    La conversión de las almas a Dios es la obra más grandiosa y más elevada en la cual los seres humanos puedan tomar parte.
    (Ev.216)

  • Predestinación

    La salvación es como la luz del sol. Pertenece a todo el mundo.
    (Deseado de Todas las Gentes, 307 Inglés)

    Dios ha predestinado a cada uno a ser “conforme a la imagen del hijo”. En cada uno, el
    longánimo amor de Cristo, su santidad, mansedumbre, misericordia y verdad, han de
    manifestarse al mundo.” (DTG, 767)

    Dios nos ha escogido desde la eternidad…para que podamos ser santos.
    (Mensajes Selectos, tomo 3, 228)

    Hallamos una sola predestinación en la palabra de Dios, de individuos y de un pueblo, esto es, que el hombre está predestinado a ser salvo. (T.M., 453)

    Los dones de la gracia de Dios mediante Cristo son gratuitos para todos. No hay elección, excepto la propia, por la cual alguien haya de perecer.
    (PP. 207)

    Las medidas tomadas para la redención se ofrecen gratuitamente a todos.
    (PP. 207-208)

    GH
    The Gospel Herald
    06-11-02
    The Abiding Trust
    03

    Predestination.
    Wonderful possibilities are provided for every one who has faith in
    Christ. No walls are built to keep any living soul from salvation. The
    predestination, or election, of which God speaks, includes all who will
    accept Christ as a personal Saviour, who will return to their loyalty, to
    perfect obedience to all God’s commandments. This is the effectual salvation
    of a peculiar people, chosen by God from among men. All who are willing to be
    saved by Christ are the elect of God. It is the obedient who are
    predestinated from the foundation of the world. «To as many as received him,
    to them he gave power to become the sons of God, even to as many as believed
    on him.»

    6BC
    S.D.A. Bible Commentary Vol. 6
    EPH6
    Ephesians
    03
    1114

  • Política

    Todos los que aún mantienen sentimientos políticos que no están de acuerdo a la verdad, viven violando los principios del cielo.
    (Testimonios 1, 466 )

    Los agentes satánicos están en toda ciudad organizando febrilmente en partidos a los que se oponen a la ley de Dios.
    (Testimonios 8, 49)

    …de ningún modo debemos vernos envueltos en cuestiones políticas…
    (Temperancia, 225)

    En nuestro favorecido país, cada votante tiene voz para determinar qué leyes regirán la nación. ¿No deben esa influencia y ese voto ser echados de lado de la temperancia y de la virtud? . . .
    (Temperancia, 225)

    El Señor quiere que su pueblo entierre las cuestiones políticas. Acerca de estos ternas, el silencio es elocuencia.
    (OE, 406)

    Hay entre los que profesan creer la verdad presente, algunos que se verán incitados a expresar sus sentimientos y preferencias políticas, de manera que producirán división en el seno de la iglesia.
    (OE, 406)

    Los que enseñan en la iglesia o en la escuela y se distinguen por su celo en la política, deben ser destituidos sin demora de su trabajo y responsabilidades: porque el Señor no cooperará con ellos. No debe emplearse el diezmo para pagar a nadie para perorar sobre cuestiones políticas.
    (OE, 408)

    Todo el éxito y amparo que se puedan asegurar por medio de la política, serán una trampa para cada alma que trabaje en torno a este principio.
    (Manuscrito 16, 1 octubre 1890)

    La obra del reino de Cristo no incumbe a los que están reclamando el reconocimiento y apoyo de los gobernantes terrenales.
    (DTG, 471)

  • Pocos

    No hay uno entre veinte de los que tienen buena fama entre los adventistas del séptimo día, que esté viviendo de acuerdo con los abnegados principios de la Palabra de Dios.
    (Testimonios 1, 548)

    La inmensa mayoría del mundo desechará la misericordia de Dios.
    (PP. 164-165)

    Hay gran necesidad de una reforma entre el pueblo de Dios. La condición actual de la iglesia nos induce a preguntar: ¿Es ésta una representación correcta de Aquel que dio su vida por nosotros? ¿Son éstos quienes siguen a Cristo, los hermanos de aquellos que no tuvieron por cara su vida? Los que lleguen a la norma bíblica, a la descripción bíblica de los discípulos de Cristo, serán a la verdad escasos.
    (Joyas Testimonios t1, 402)

    “…rechazado por su propio pueblo en Nazaret, condenado a muerte sin causa en Jerusalén, Jesús, con sus pocos discípulos fieles, halló temporalmente refugio en una ciudad extranjera.”
    (DTG. 500)

    Se necesita ahora a hombres y mujeres que trabajen fervientemente para tratar de salvar a las almas, pues Satanás, como poderoso general, ha copado el campo; y en la última parte del tiempo que le queda está trabajando con todo método concebible para cerrar la puerta a la luz que Dios quiere que venga a su pueblo. El recorre todo el mundo para fortalecer sus filas, y los pocos que son fieles a los requerimientos de Dios son los únicos que podrán resistir, y aun a ellos los está tratando de vencer…
    (Mensajes Selectos t3, p. 444)

    Vi que el Espíritu del Señor ha estado apartándose de la iglesia. Los siervos del Señor han confiado demasiado en la fuerza de los argumentos y no han tenido la firme confianza en Dios que debieran haber tenido. Vi que los meros argumentos de la verdad no inducirán a las almas a tomar su posición con el pueblo remanente, porque la verdad es impopular. Los siervos de Dios deben tener la verdad en el alma. Dijo el ángel: «Deben recibirla cálida de la gloria, llevarla en su seno y derramarla con calor fervor del alma a los que oyen.» Unos pocos, que son concienzudos, están listos a decidirse por el peso de la evidencia; pero es imposible conmover a muchos con una simple teoría de la verdad. Debe haber un poder que acompañe la verdad, un testimonio vivo para conmoverlos.
    (Testimonios Selectos, tomo 3, p. 11)

    ¿Esperamos ver que se reavive toda la iglesia? Ese tiempo nunca llegara.
    (EUD, 199)

    En la iglesia ocurrirán divisiones. Se formaran dos grupos. el trigo y la cizaña crecerán juntos hasta el momento de la cosecha. (M.S. t 2, p. 130.y E.U.D., p.176)

    Aún los que profesan esperar la aparición de cristo no están mas preparados para ese suceso que satanás mismo.. (MAR, p. 24)

    Muchos de los que profesan creer en Cristo no conocen a Dios.
    (MAR, p. 74)

    Unos pocos, poquísimos, del inmenso numero que puebla la tierra, serán salvos para la vida eterna, en tanto que las multitudes que no han perfeccionado sus almas en la obediencia de la verdad, serán destinadas a la muerte segunda. (Mar. 249)

    La levadura de la piedad no ha perdido todo su poder. En el tiempo en que son mayores el peligro y la depresión de la iglesia, el pequeño grupo que se mantiene en la luz estará suspirando y clamando por las abominaciones que se cometen en la tierra. (JT 2, 64)

    Es una solemne declaración la que hago a la iglesia, de que ni uno de cada veinte de aquellos cuyos nombres están registrados en los libros de la iglesia se halla preparado para terminar su historia terrenal…
    (Servicio Cristiano, 52)

    En la última visión que se me dio, se me mostró el sorprendente hecho de que sólo una pequeña porción de aquellos que profesan creer la verdad serán santificados por ella y salvados. (Testimonies, 1, 608)

    La Palabra de Dios nos dice con claridad que pocos se salvarán, y que la mayor parte, incluso de los llamados, serán indignos de la vida eterna.
    (T2, 264)

    Les he dicho que, de acuerdo a lo que se me mostró, sólo un pequeño número de los que ahora profesan creer en la verdad serán salvos al fin. (T2, 396)

    Los ministros y el pueblo carecen de preparación para el tiempo en que viven, y casi todos los que profesan creer en la verdad presente no están listos para entender la obra de preparación para este tiempo. En su estado presente de ambición mundanal, con su falta de consagración a Dios, su devoción al yo, son completamente incapaces de recibir la lluvia tardía, y, habiendo hecho todo, poder hacerle frente a la ira de Satanás, quien por medio de sus invenciones les haría naufragar en la fe, asiéndolos de un placentero engaño propio. Ellos piensan que están bien cuando están totalmente mal.
    (Testimonies, tomo 1, p. 466)

    Si hubiera habido una sola alma para salvar, Cristo habría muerto por ella.
    (PVGM. 187)

    El permanecer de pie en defensa de la verdad y injusticia cuando la mayoría nos abandone, el pelear las batallas del Señor cuando los campeones sean pocos, ésta será nuestra prueba. En este tiempo, debemos obtener calor de la frialdad de los demás, valor de su cobardía, y lealtad de su traición.
    2JT 31 (1882); EUD 184

    En la última obra solemne habrá pocos hombres grandes empeñados en la misma.
    (Testimonies, t5, 80)

    Los que lleguen a la norma bíblica, a la descripción bíblica de los discípulos de Cristo, serán a la verdad escasos.
    (Testimonios para la Iglesia, T3, 521)

    Hay entre nuestros miembros de iglesia muchos que, mientras profesan andar en los caminos del Señor, está incorporando a su profesión de fe vida cristiana los procedimientos y hábitos de un yo no convertido, y que en consecuencia están corrompiendo sus caracteres. Se introduce tanta frivolidad en el hogar y en la iglesia, que se agravia el Espíritu de Cristo. Hay familias enteras entre nosotros que, a menos que despierten de su somnolienta indiferencia, se perderán, porque no se están convirtiendo diariamente.
    (Australasian Union Conference Record. April 29, 1907; This Day With God, 73)

    Hay entre los miembros de nuestra iglesia algunos que, mientras profesan andar en los caminos del Señor, están incorporando a su profesión de fe los procedimientos y hábitos de un yo no convertido, y en consecuencia están corrompiendo sus caracteres. Se introduce tanta cosa frívola en la vida del hogar y de la iglesia que se agravia al Espíritu de Cristo. Hay familias enteras entre nosotros que, a menos que despierten de su somnolencia y su indiferencia, se perderán, porque no se están convirtiendo cada día.
    (Cada Día con Dios, 5 de marzo, pág.73)

Page 5 of 17« First...«34567»10...Last »