Intelectualismo

Los profesores presentan constantemente ciertas ideas, y las repiten tan a menudo, que al fin la mente comienza a asimilarlas y a conformarse con ellas.
Así ocurre cuando se estudian autores ateos. Estos hombres tienen intelectos agudos y presentan sus ideas en forma incisiva, y las mentes de los alumnos quedan influidas por ellas; a los estudiantes les gusta el brillo intelectual de los maestros.
¿Pero dónde obtuvieron estos hombres sus facultades intelectuales? ¿De dónde sacaron su brillantez? De la fuente de todo conocimiento. Ellos han prostituido sus facultades; las han dado como una contribución al diablo, ¿y no creéis que el diablo es inteligente? Muchos están andando por los senderos del diablo al leer autores ateos. Satanás es un ser inteligente, y ellos quedan enamorados de su sabiduría e inteligencia.
(Mensajes Selectos, tomo 3, 264)