Libertad

Dios no domina nuestra mente sin nuestro consentimiento.
(DTG, 223)