Nervios

La religión de Cristo… es un calmante poderoso de los nervios.
(Joyas Testimonios, t 2, p. 143)