Pedro

Pedro sintió toda su vida la cobardía de su negación de Cristo.
(Testimonios para la Iglesia, T4, 336)