Perdón

Nunca existió el perdón incondicional del pecado, ni existirá jamás.
(PP. p. 560)

El arrepentimiento es un don de Cristo como lo es el perdón.
(RH 1-4-1890)

No debemos pensar que, a menos que confiesen su culpa los que nos han hecho daño, tenemos razón para no perdonarlos. Sin duda, es su deber humillar sus corazones por el arrepentimiento y la confesión; pero hemos de tener un espíritu compasivo hacia los que han pecado contra nosotros, confiesen o no sus faltas. Por mucho que nos hayan ofendido, no debemos pensar de continuo en los agravios que hemos sufrido ni compadecernos de nosotros mismos por los daños. Así como esperamos que Dios nos perdone nuestras ofensas, debemos perdonar a todos los que nos han hecho mal. (Discurso Maestro de Jesucristo, p.97)

El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual libra de la condenación. No es solo el perdón por el pecado. Es también una redención del pecado. es la efusión del amor redentor que transforma el corazón. (Discurso Maestro de Jesucristo, p.97)

los pecados de los cuales no nos hayamos arrepentido y que no hayan sido abandonados, no serán perdonados ni borrados de los libros de memoria, sino que permanecerán como testimonio contra el pecador en el día de Dios.
(Conflicto de los Siglos, p 540)

El que se niega a perdonar está desechando por este hecho su propia esperanza de perdón.
(PVGM, 193)

Nada puede justificar un espíritu no perdonador. El que no es misericordioso hacia otros, muestra que él mismo no es participante de la gracia perdonadora de Dios. En el perdón de Dios el corazón del que yerra se acerca al gran Corazón de amor infinito. La corriente de compasión divina fluye al alma del pecador, y de él hacia las almas de los demás. La ternura y la misericordia que Cristo ha revelado en su propia vida preciosa se verán en los que llegan a ser participantes de su gracia. Pero “si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él”. Está alejado de Dios, listo solamente para la separación eterna de él.
Es verdad que él puede haber recibido perdón una vez; pero su espíritu falto de misericordia muestra que ahora rechaza el amor perdonador de Dios. Se ha separado de Dios, y está en la misma condición en que se hallaba antes de ser perdonado. Ha negado su arrepentimiento, y sus pecados están sobre él como si no se hubiera arrepentido.
(PVGM, 196)

Sólo los que se apartan de la trasgresión y se vuelven a la obediencia pueden esperar perdón y paz.
(General Conference Bulletin, 19 de mayo de 1913, págs. 33, 34).

Si un hermano yerra, perdónala si te lo solicita. Si no es lo suficientemente humilde para hacerlo, perdónalo en tu corazón, y expresa tu perdón en palabra y acción.
(R&H, 08-04-1902)