Reconocer

CUANDO NOS DEMOS CUMPLIDA CUENTA DE NUESTRA PROPIA PECAMINOSIDAD, APRECIAREMOS A CRISTO…NO VER EL MARCADO CONTRASTE ENTRE CRISTO Y NOSOTROS SIGNIFICA QUE NO NOS CONOCEMOS. AQUEL QUE NO SE ABORRECE A SI MISMO, NO PUEDE COMPRENDER EL SIGNIFICADO DE LA REDENCION…HAY MUCHOS QUE NO SE VEN A SI MISMOS A LA LUZ DE LA LEY DE DIOS. NO DETESTAN EL EGOISMO, Y POR TANTO, SON EGOISTAS. (Review & Herald, 25 septiembre 1900)