Extremos

Hay en la naturaleza humana una tendencia a ir a los extremos, y de un extremo al otro completamente opuesto.
(Testimonios T1, 170)

Los siervos de Dios serán llamados fanáticos.
(Testimonios para los Ministros, 233)

Los que estudien detenidamente la Palabra, siguiendo a Cristo en humildad de alma, no irán a extremos.
(Obreros Evangélicos 332)

Cuando los que predican la reforma de la salud llevan las cosas al extremo, no se debe culpar a la gente si su posición los molesta. (…) A menudo este asunto trae oprobio sobre nuestra fe, y en muchos casos los testigos de tales demostraciones de inconsecuencia nunca más pueden ser convencidos de que hay algo bueno en la reforma. Estos extremistas hacen más daño en unos cuantos meses que el bien que podrían realizar en toda una vida. Participan de una labor que a Satanás le encanta ver progresar…
(C.Salud, 151)