Fracaso

Los que trabajan para Cristo nunca han de pensar, y mucho menos hablar, acerca de fracasos en su obra.
(OE, 19)

Como Redentor del mundo, Cristo arrostraba constantemente el fracaso aparente.
(OE, 531)