Hidroterapia

Las personas saludables no deberían por ningún motivo descuidar el baño personal. Deben bañarse por lo menos dos veces por semana. Los enfermos tienen impurezas en la sangre y su piel no está saludable. La multitud de poros de la piel a través de los cuales el cuerpo respira, se tapan y se llenan de desperdicios. La piel necesita ser limpiada cuidadosa y cabalmente a fin de que los poros cumplan su función de librar el cuerpo de impurezas. Por esta razón las personas enfermas necesitan las ventajas y bendiciones del baño, al menos dos veces por semana y en algunos casos es necesario hacerlo más frecuentemente. Ya sea que la persona esté enferma o sana, la respiración será más fácil si se practica el baño. Gracias a él los músculos se vuelven más flexibles, se vigorizan la mente y el cuerpo, el intelecto se aviva y se despierta cada facultad. El baño relaja los nervios, promueve la transpiración general, acelera la circulación ayuda a librar de obstrucciones el organismo y actúa beneficiosamente sobre los riñones y el sistema urinario. El baño también fortalece las funciones de los intestinos el estómago y el hígado, dando energía y nueva vida a cada uno de ellos. También promueve la digestión y en vez de debilitar el sistema, lo vigoriza. En lugar de aumentar la sensibilidad al frío, un baño tomado apropiadamente fortalece al cuerpo contra el frío, porque mejora la circulación; y los órganos internos que a veces están congestionados, experimentan alivio porque la sangre afluye a la superficie, produciéndose así una circulación más regular a través de todos los vasos sanguíneos. Testimonies for the Church, tomo I págs. 70-71 (1871).
(C. Salud, 10)