Perfeccion

No digo que sea perfecta, pero estoy tratando de ser perfecta. no espero que otros sean perfectos; y si no pudiera asociarme con mis hermanos y hermanas que no son perfectos, no se que haría.
(Carta del 23 abril de 1915)

Jesús murió para darnos un camino de salida, a fin de que pudiésemos vencer todo mal genio, todo pecado, toda tentación y sentarnos al fin con él.
(Testimonios, 1, 136)

No podemos igualar el modelo, pero no seremos aprobados por dios si no lo copiamos, y de acuerdo con la capacidad que dios nos ha dado, nos asemejemos a el.
(Testimonios, t2, 487)

La mayor manifestación del poder del e.s. se ve al llevar a la naturaleza humana a la perfección del carácter de Cristo. (Testimonies 7, 143)

Asi como Dios es perfecto en su esfera, hemos de serlo nosotros en la nuestra.
(Patriarcas y profetas, 620)

El ideal que Dios tiene para sus hijos esta por encima del alcance del mas elevado pensamiento humano..
(La Educación, 15)

A Adán y Eva, a pesar de su perfección: Se les había asignado como bendición una ocupación útil, que había de fortalecer su cuerpo, ampliar su mente y desarrollar su carácter.
(Educación, 21)

En cualquier etapa del desarrollo, nuestra vida puede ser perfecta; sin embargo, si se cumple el propósito de dios para nosotros, habrá un progreso constante. (Educación, 105-106)

Si bien es cierto que no podemos reclamar la perfección de la carne, podemos tener la perfección cristiana del alma. (Mensajes Selectos, t2, 36)

Debemos luchar diariamente contra el mal externo y el pecado interior, si queremos alcanzar la perfección del carácter cristiano.
(Mensajes Selectos, t3, 167)

A nadie se le impide alcanzar, en su esfera, la perfección de un carácter cristiano.
(Hechos Apóstoles, 424)

Incluso el cristiano mas perfecto puede crecer de continuo en el conocimiento y el amor de Dios. (Testimonies, t1, 340)

No podemos decir: “yo no tengo pecado”, hasta que este cuerpo vil sea cambiado y transformado a la semejanza de su cuerpo glorioso. (Signes of the Times, 23 marzo, 1888)

Nos pide que seamos perfectos como él, es decir, de igual manera. Debemos ser centros de luz y bendición para nuestro reducido círculo así como él lo es para el universo. No poseemos nada por nosotros mismo, pero la luz del amor brilla sobre nosotros y hemos de reflejar su resplandor. Buenos gracias al bien proveniente de Dios, podemos ser perfectos en nuestra esfera, así como él es perfecto en la suya.
(DMJC, 67)

Nuestra única seguridad contra la posibilidad de caer en el pecado consiste en mantenernos continuamente bajo la influencia moderadora del Espíritu Santo. (C. Salud, 596)

El alimento que Dios dio a Adán en su estado sin pecado es el mejor para el consumo del hombre que procura recuperar ese estado sin pecado. (JT, t1. 139)

Ningún pecado puede tolerarse en aquellos que andarán con Cristo en ropas blancas. Las vestiduras sucias han de ser sacadas, y ha de ponerse sobre nosotros el manto de la justicia de Cristo.
(2JT, 175)

Sólo el poder de Cristo puede obrar, en el corazón y la mente, la transformación que deben experimentar todos los que quieran participar con él de la nueva vida, en el reino de los cielos.
(3 JT. 356)

Cada cual tendrá que sostener un violento combate para triunfar del pecado en su propio corazón. Por momentos, es una obra muy penosa y desalentadora; pues al mirar los defectos de nuestro carácter, nos detenemos a considerarlos, cuando en realidad deberíamos mirar a Jesús y revestir el manto de su justicia.
(3JT, 381)

El poder de Dios puede transformar las tendencias heredadas y cultivadas.
(Hogar Adventista, 185)

El que no tiene suficiente fe en Cristo para creer que él puede guardarlo del pecado, no tiene la fe que le dará entrada en el reino de Dios.
(Mensajes Selectos, tomo 3, 411)

Cuando el carácter de Cristo sea perfectamente reproducido en su pueblo, entonces vendrá él para reclamarlos como suyos.
(PVGM, 47)

Quizá parezca que la iglesia está por caer; pero no caerá. Permanecerá, mientras que los pecadores en Sión serán eliminados por la zaranda: el tamo será separado del precioso trigo. Esta es una prueba terrible, y sin embargo se llevará a cabo. Nadie sino únicamente los que han llegado a ser vencedores por la sangre del Cordero y la palabra del testimonio de ellos, serán hallados con los leales y fieles, sin mácula ni mancha de pecado, sin engaño en sus bocas. . . Los del remanente que purifican sus almas obedeciendo la verdad, obtienen vigor del proceso de la prueba, exhiben la belleza de la santidad en medio de la apostasía circundante
(Carta 55, 1886). (CBA 7, 923)

“Cristo imputa su perfección y justicia al pecador creyente que no continúa en el pecado, sino que se aparta de la trasgresión para obedecer los mandamientos.”
(RH, mayo 23 de 1899; La Fe por la Cual Vivo, 117)

“Mientras Dios puede ser justo y al mismo tiempo justificar al pecador por los méritos de Cristo, ningún hombre puede cubrir su alma con el manto de la justicia de Cristo mientras practique pecados conocidos o descuide deberes conocidos.”
(RH, noviembre 4 de 1890; La Fe por la Cual Vivo, 117)

Enoc “caminó con Dios” (Génesis 5:24); pero ¿cómo pudo conseguir esta intimidad? Fue teniendo continuos pensamientos acerca de Dios. Mientras salía y entraba, meditaba constantemente sobre el bien, la perfección, y el amor de su divino carácter. Mientras era de ese modo influido, fue transformado en la gloriosa imagen de Dios; por que es por perseverancia que somos transformados.
(Signs of Times, 18 Agosto, 1887)

Cuando él venga, no lo hará para limpiarnos de nuestros pecados, quitarnos los defectos de carácter o curarnos de las flaquezas de nuestro temperamento y disposición. Si es que ha de realizar en nosotros esta obra, se hará antes de aquel tiempo.
(MAR, 78)

Es imposible para los que gratifican el apetito lograr la perfección cristiana.
(T2, 357)

Dios no aceptará otra cosa que no sea la pureza y la santidad; una mancha, una arruga, un defecto en el carácter, los excluirá para siempre del cielo.
(T2, 403)

El Espíritu de Dios mantiene el mal bajo el dominio de la conciencia.
(Cristo Triunfante, 105)

NINGÚN hombre, mujer o joven, podrá lograr la perfección cristiana si descuida el estudio de la Palabra de Dios.
(COES, 17)

Todos los que por fe obedezcan los mandamientos, alcanzarán la condición de impecabilidad en la que Adán vivió antes de su trasgresión.
(Signs of the Times, 23 Julio, 1902)

Cuando el poder de la gracia de Dios se vea en nuestras iglesias, los miembros realizarán las obras de Cristo. Los rasgos de carácter naturales y hereditarios serán transformados.
(TM, 416)

Podemos ser victoriosos. Si; completamente, definitivamente. Jesús murió para trazar una vía de escape para nosotros, de modo que pudiéramos vencer cada falta, resistir cada tentación, y por fin sentarnos con él en su trono.
(R&H, 4 septiembre, 1883)

De los defectos de carácter se vale Satanás para intentar dominar toda la mente, y sabe muy bien que si se conservan estos defectos lo logrará. De ahí que trate constantemente de engañar a los discípulos de Cristo con su sofisma de que les es imposible vencer.
(CS, 543)

Nuestro Salvador es un Salvador para la perfección del hombre en su totalidad. No es Dios sólo de una parte del ser. La gracia de Cristo obra para disciplinar toda la textura humana. El la hizo toda. El lo ha redimido todo.
(MGD, 230)

La perfección del carácter de Cristo hace posible que obtengamos la perfección.
(Manuscrito 73, 1901)

Satanás se alegra cuando oye a los que profesan seguir a Cristo buscando excusas por su deformidad de carácter. Son estas excusas las que inducen a pecar. No hay disculpa para el pecado.
(DTG, 278)

[Cristo] hizo una ofrenda tan completa que mediante su gracia todos pueden alcanzar la norma de la perfección. De todos aquellos que reciben su gracia y siguen su ejemplo, se escribirá en el libro de la vida: ‘Completos en Él –sin mancha ni arruga–… Él nos puede llevar a la restauración completa.
(RH 30 mayo 1907).

Debéis creer que Él os guardará sin caída. La razón por la cual no tenéis mayor fe en las promesas
de Dios es porque vuestras mentes están separadas de Dios, y es así como lo desea el enemigo. Él ha arrojado su sombra entre nosotros y nuestro Salvador, a fin de que no podamos discernir lo que Cristo es para nosotros, o lo que puede ser.
(RH 11 marzo 1890)

La vida que Cristo nos ofrece es más perfecta, más plena, más completa de lo que fue la vida que Adán perdió por la transgresión.
(Señales de los Tiempos, vol.3 p.361)